Los nuevos agricultores y el resurgir de la economía rural en el mundo


A medida que trabajamos en nuestras propias comunidades para conseguir economías regionales sostenibles, no trabajamos de forma aislada, asegurando sólo nuestro propio futuro y el de nuestras familias, sino que estamos trabajando solidariamente con los habitantes de todo el mundo que están buscando formas de revitalizar sus propias economías. Es importante compartir las historias de éxito. Una vigorosa economía local para los buriatos (tribu de mongoles) en la región Olkhon en la orilla occidental del lago Baikal, en Siberia, por ejemplo, sin duda será diferente del modelo autosuficiente del modelo del Kentucky Bluegrass, pero tienen en común el amor por un lugar y su comunidad. 


En silencio y extendiéndose por todo el mundo, un nuevo enfoque está centrando la renovación de las economías rurales. Pueblo tras pueblo, los líderes que están apareciendo son aquellos cuyas raíces están profundamente arraigadas en su comunidad local. No necesitan consultores externos para mostrarles las riquezas naturales y las capacidades humanas disponibles para dar forma a los nuevos patrones de producción y comercio local. Usan su imaginación para diseñar nuevas instituciones locales para apoyar esta renovación. Son estos pobladores, tanto rurales como urbanos, los nuevos Agricultores, los que están creando las bases para una nueva paz, mientras que los líderes de la economía mundial ponen en riesgo la vida de todos nosotros mediante el fomento de las condiciones para una nueva guerra. 

¿Cuáles son las características de estos nuevos Agricultores y su economía rural? 

En su libro ¿Por qué el Movimiento de las Aldeas? de J.C. Kumarappa, economista indú, relata como las mujeres de estos pueblos manejan los nuevos pensamientos: 

Vosotras, mis hermanas, tal vez vuestros maridos sean los que obtienen el dinero para vuestra familia, pero sois vosotras las que estáis decidiendo cómo se gasta ese dinero, lo cual está decidiendo el destino de nuestro pueblo. Podéis optar por comprar la seda hecha en Francia o Bélgica, o podéis elegir la tela Khadi hecha por tu hermana y tu vecino. Al elegir la tela Khadi, estais invirtiendo en más que una tela, invertis en tu vecino, tus hijos y tu pueblo. Al observar a los niños caminando a la escuela por la mañana, alimentados por los ingresos de su madre, te das cuenta de que todo se entrelaza a través de la tela. Tu y tu pueblo sois más ricos proporcionalmente a la cantidad de historias que sois capaces de unir. 

A través de América del Norte, región tras región, los ciudadanos se están uniendo en su papel de consumidores para trabajar con los productores, compartiendo el riesgo de los costes de producción con el objetivo de ayudar a formar un modelo de economía local que incorpore objetivos sociales y ecológicos. El futuro de la agricultura se encuentra en el desarrollo de estas bases regionales que unen a productores y asociaciones de consumidores. 

En 1986, en Jug End Road en la región de Berkshire al oeste de Massachusetts, EEUU, Robyn Van En fundó la primera Comunidad de Apoyo a Agricultura (CSA – Community Supported Agriculture) dentro del proyecto Indian Line Farm. En un CSA, se garantiza a los consumidores los costes de producción anual de los agricultores a través de una cuota de socio. Trabajando en colaboración con los asociados, el agricultor determina un presupuesto operativo anual. Idealmente, el presupuesto se divide entre el número de socios para determinar el coste que corresponde a cada asociado. Los miembros de la CSA pagan por adelantado para que los fondos están a disposición del agricultor durante la temporada de cultivo. A cambio reciben una participación semanal de la cosecha y la seguridad de  que los alimentos provienen de una fuente local de cultivos que han crecido orgánicamente. Debido a aquella iniciativa de Robyn, en la actualidad hay más de mil granjas de CSA a lo largo de todo Estados Unidos. 

Las CSA proporcionan un excelente modelo para que los consumidores compartan el riesgo de los costes de producción anuales con el agricultor. Sin embargo, la pregunta sigue siendo: 

¿Cómo pueden los jóvenes agricultores obtener un acceso asequible a la tierra como  primer paso para el desarrollo de estos nuevos modelos? 

De nuevo el Indian Line Farm proporcionó un modelo como ejemplo. Cuando la granja de Robyn se puso a la venta tras su prematura muerte en 1997, el precio de venta era demasiado alto para entrar en presupuesto de los jóvenes agricultores. Los ingresos agrícolas por sí solos no podría cubrir los pagos de una hipoteca y continuar al mismo tiempo con las prácticas agrícolas responsables. 

Era el coste de la tierra lo que situaba el precio de compra fuera de alcance. Este problema es típico de las regiones cercanas a zonas urbanas o lugares considerados como valiosos para vacaciones. El valor de mercado de la tierra refleja la demanda de vivienda, con frecuencia lugares para segundas viviendas, en lugar de poder desarrollar el beneficio social de mantener una granja local. Los altos costes de compra de la tierra y la presión de pagos de la hipoteca para esa compra conducen a los agricultores a emplear prácticas agrícolas imprudentes y métodos de producción más allá de lo ecológicamente sostenible para la tierra. Si los ciudadanos de los Berkshires querían un Indian Line para seguir siendo una granja con actividad en la producción de hortalizas para la venta local, tendrían que asociarse con los agricultores para la compra de la finca. 

La comunidad, a través del Fideicomiso de Tierras de la Comunidad en los Berkshires y el Programa de Berkshire Paisaje Taconic de The Nature Conservancy, realizó una donación una única vez para comprar la tierra. El Fideicomiso de Tierras de la Comunidad tiene el título de la tierra, y The Nature Conservancy tiene una restricción de la conservación. Esto ha permitido que dos jóvenes agricultores, Elizabeth Keen y Thorp Alexander, pudieran comprar las instalaciones y entrar en un contrato de arrendamiento de noventa y nueve años en la tierra, cuyo uso está determinado por un plan detallado de uso. 

Las personas que han contribuido con capital para el proyecto necesitaban saber que la Comunidad Land Trust y The Nature Conservancy no iba a volver el próximo año a solicitar a los donantes la refinanciación de la misma ya que con la inversión en esta finca se podría mantener la granja activa al alcance de los futuros agricultores. La propiedad, después de todo, es sólo un conjunto de derechos. Era simplemente una cuestión de lo que los derechos de los donantes, a través de las dos organizaciones sin fines de lucro, querían retener a cambio de su papel en la compra de la tierra; dicho de otro modo, ¿Cuantos derechos requieren los agricultores para preservar el incentivo a la granja con todo su corazón y la fuerza? 

The Nature Conservancy utiliza la herramienta jurídica de una restricción en la conservación para proteger la calidad ecológica de la tierra para las generaciones futuras. El Fideicomiso de Tierras de la Comunidad utilizan la herramienta legal de un contrato de arrendamiento para asegurar que los objetivos de la comunidad se mantienen.

Traducción de una entrada del blog de P2P Foundation




2 comentarios:

  1. Un tema bastante desconocido para mi son los números medios de la agricultura de la zona. Tierras consideradas de secano para cereal. En venta/Ha, en arrendamiento/Ha., en que condiciones se arriendan. Los ingresos y gastos por Ha de un agricultor actual etc...

    ResponderEliminar
  2. Esa es una tarea que queda pendiente. Intentaré hacer un post sobre las métricas de la economía agrícola-ganadera en la actualidad.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario