Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus)




La culebra bastarda o de Montpellier (Malpolon monspessulanus) es una especie de reptiles camoso de la familia Colubridae.

Los ejemplares adultos pueden llegar a superar con facilidad los 2 metros de longitud total; son frecuentemente menores, aunque individuos muy excepcionales pueden alcanzar hasta 2,55 metros, siendo, por tanto, la mayor especie de la península Ibérica y del resto de Europa. Se trata de una culebra opistoglifa, esto es, que tiene en la zona posterior de su boca dos colmillos acanalados conectados con unas glándulas venenosas, con un veneno poco activo para el ser humano que, salvo complicaciones alérgicas, no debiera producir ningún problema de gravedad. Además, debido al pequeño tamaño de la cabeza de esta culebra es poco probable que una mordedura a un humano pueda inocular el veneno. 

La cabeza presenta un aspecto muy característico, pues posee ojos grandes, con las escamas supraoculares muy salientes que forman una especie de ceja muy prominente que le da una expresión de mirada penetrante. La escama frontal es característicamente estrecha. El color de los adultos varía entre el gris claro, el pardo o el verde oliva. En los machos adultos y en ejemplares viejos la zona anterior del cuerpo toma una coloración gris oscura conocida como "silla de montar". El vientre suele ser amarillento o blancuzco.

Es una especie terrestre poco trepadora. Es muy activa, se alimenta de pequeños mamíferos (hasta gazapos de conejo), aves y lagartos, así como otros ofidios de menor tamaño e incluso ejemplares de su propia especie, pero los jóvenes principalmente capturan lagartijas e invertebrados. Ocupa principalmente los ambientes soleados, las zonas abiertas o de matorral o bosque, zonas rurales, cultivos... Es de costumbres diurnas y se desplaza a gran velocidad. 

La cópula se realiza en los meses de abril o mayo, y en junio tiene lugar la puesta, que consta de un máximo de 18 huevos. Los huevos eclosionan en agosto o septiembre. En octubre y hasta marzo la culebra bastarda hiberna.

Es una culebra muy tímida y asustadiza que no dudará en huir cada vez que se encuentre con seres humanos. Puede ser agresiva si es molestada, se erguirá como una cobra y hará notar su enfado con un siseo penetrante. Su veneno, de efectos locales, es inoculado por unos colmillos posteriores que sólo llegan a morder cuando su presa ya está bastante dentro de su boca. 

Aunque los efectos de la picadura de una culebra bastarda varían en función del tamaño del animal, cantidad de veneno inoculado, zona afectada, edad y estado físico de la persona afectada, sensibilidad individual al veneno (al igual que ocurre por ejemplo con las picaduras de mosquitos, escorpiones, abejas o avispas), En un adulto normal, sin problemas de alergias, los efectos no van más allá de un proceso inflamatorio local que cede sin problemas en 48-72 horas tras la aplicación de tratamiento sintomático.

Es frecuente encontrarla; sin embargo, como todas las grandes serpientes españolas, sufre persecución por ignorancia o por miedo. Sus poblaciones también acusan los efectos de los atropellos y de la disminución de sus presas.

No olvidemos que muchas veces los reptiles se alimentan de especies molestas para el hombre. Debemos protegerlos, entre otras razones, porque son nuestros mayores aliados contra las plagas, además de una de las mayores riquezas de nuestro patrimonio natural.






5 comentarios:

  1. En Fregeneda, cuando la Rufa era una enana, se prodigaban por doquier, entre leyendas de ovnis y grabaciones psicofónicas. Lo cierto y verdad es que la culebra baastarda ponía los pelos de punta al que se la encontrara. Era fácil verlas atravesar "la longaniza" y muchas pagaban caro esa aventura.
    !Ya queda menos, Jorge! Buen trabajo.
    Un abrazo.

    Ramón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una culebra que tiene mala fama, pero no es agresiva y como todos los animales salvajes cumplen una función importante en las conexiones del ecosistema. Gracias.

      Eliminar
  2. Pues a mi me gusta mas el gallipato!
    :)
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Quién sabe si es "bastarda", pudiera ser hija legítima o natural de su padre culebro ...

    ResponderEliminar
  4. Es superior a mis fuerzas,no puedo ver ni en imagenes una culebra. Me quedo con el Gallipato,aunque prefiero no encontrarme cuando vaya de paseo por Vellosillo ni una culebra ni un gallipato.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario