Culebra lisa meridional (Coronella Girondica)




Es una culebra de pequeño o mediano tamaño pudiendo llegar en algunas hembras a los 80 cm y a los 70 cm en los machos, aunque lo normal es que no sobrepase los 65 cm. Posee una cabeza pequeña y no muy bien diferenciada del cuerpo, con hocico redondeado y prominente. Tiene un ojo pequeño con pupila circular que entra en contacto con la cuarta y quinta escama supralabiar, con el iris amarillo o dorado. El cuerpo es cilíndrico y delgado en proporción, con escamas lisas y brillantes y cola larga y fina. Tiene una banda oscura que va desde la comisura de la boca hasta el ojo y que frecuentemente continua más difuminada entre los ojos. En la nuca suele presentar, más o menos visible, un par de manchas oscuras, longitudinales y paralelas que a menudo se unen por detrás en forma de U. El dorso suele ser pardo, ocre claro, o gris, con algunas tonalidades rojizas, posee manchas más oscuras (verdosas o negras), transversales u oblicuas al cuerpo. En los costado también pueden aparecer dichas manchas aunque mucho menos contrastadas. 

La parte ventral es blanquecina o amarillenta con la presencia de muchas manchas oscuras cuadrangulares en diseño ajedrezado o alineadas en los extremos laterales del vientre (a veces alternadas con otras manchas circulares beiges o amarillentas). No existen diferencias grandes entre los machos y hembras, salvo que estas últimas son algo mayores de tamaño presentando, en promedio, la cola más corta. Los neonatos o juveniles de la especie tienen un diseño y coloración muy parecidos, salvo que estos son más contrastados y sus tonos más vivos. Los recién nacidos miden entre 17 y 20 cm .

Tiene un gran parecido con la culebra lisa europea (Coronella austriaca), sin embargo, el vientre de esta última no tiene el diseño ajedrezado sino más bien un diseño homogéneo oscuro, la escama rostral entra en cuña entre las internasales y el ojo suele estar en contacto con la tercera y cuarta escama supralabial. 

Es una especie claramente mediterránea que se encuentra en la Península Ibérica, Sur de Francia, Marruecos, Argelia, Tunez e Italia. En la península ibérica tan sólo esta ausente de gran parte del litoral cantábrico y también de las zonas más elevadas de las montañas. Es una culebra que prefiere los ambientes secos, cálidos y mediterráneos, estando presente en zonas de encinares, zonas de degradación de estos, así como pinares de silvestre, robledales, sobre todo en aquellas zonas que presentan roquedos o grandes piedras. También a veces se la encuentra en ruinas de casas de campo y zonas de cultivos arbóreos de secano, como almendros, olivos, etc. Le encanta el calor, por lo que prefiere los terrenos secos y pedregosos calentados directamente por el sol, buscando refugio bajo piedras igualmente soleadas.

Se trata de una culebra de hábitos muy discretos, que pasa comúnmente desapercibida, a pesar de ser una especie especialmente lenta y poco ágil. Suele ser una especie nocturna o crepuscular durante todo su periodo de actividad anual. Por este motivo se encuentra la mayor parte del día, oculta bajo piedras al sol, troncos o galerías de micromamíferos que hacen de ella una culebra bastante difícil de detectar y por tanto de evaluar el tamaño de sus poblaciones. Algunos autores hablan de una mayor actividad diurna tras periodos de lluvias. Suele tener una actividad máxima entre las 18 y las 23 h en primavera y entre las 21 y las 5 horas en verano. Su periodo de actividad se extiende desde abril a octubre en Segovia, no teniendo, al parecer, ningún parón en los días de más calor, presentando un pico en primavera y principios de verano. Los acoplamientos suelen tener lugar en mayo o junio y las puestas a partir de julio. Durante el acoplamiento el macho muerde a la hembra detrás de la cabeza. 

Es una especie ovípara, que realiza una puesta de entre 2 y 16 huevos (normalmente entre 4 y 6), teniéndose una relación entre el tamaño de la hembra y el tamaño de la puesta. Los huevos son blancos, lisos, alargados y puntiagudos de un tamaño de entre 24-35 x 12-16 mm y muchas veces se encuentran adheridos entre sí. El periodo de incubación dura entre 60 y 82 días. La eclosión se produce entre finales de agosto y septiembre. Parece que las hembras se pueden reproducir todos los años desde que alcanzan su madurez sexual. Se ha estimado que puede alcanzar los 13 años de vida. 

Posee una dieta saurófaga, alimentándose principalmente de lagartijas, eslizones, y pequeños lagartos prácticamente en un 85 % de las ocasiones. Se trata de una especie que no puede desencajar la mandíbula, esto condiciona en gran medida el tamaño de sus presas. También aparecen en su dieta coleópteros, arácnidos y topillos. Las presas son ingeridas siempre empezando por la cabeza y siendo, a veces, inmovilizadas al morderles la cabeza y pasarle un par de anillos de su cuerpo alrededor de estas. Parece que las hembras no se alimentan durante la última parte de su periodo reproductor.  Forrajeador activo, durante el crepúsculo busca sus presas en los escondites donde estas se encuentran, pues sus presas son mayoritariamente diurnas.

Cuenta con bastantes enemigos naturales, como ratoneros, águilas culebreras, milanos negros), culebras de escalera y bastarda, víbora hocicuda y algunos mamíferos como erizos, jabalíes, etc.

Es una especie en general poco agresiva y poco mordedora, siendo su principal método de disuasión cuando es manipulada la secreción de un líquido fétido de sus glándulas cloacales. También aprieta la cabeza contra el suelo, haciendo la forma de esta más triangular, enrolla su cuerpo y bufa, dándole un aspecto de víbora.

La transformación de sus hábitats es una de las principales causas de regresión, junto con la apertura de pistas y la circulación de vehículos por estas, pues hemos encontrado un buen número de ejemplares atropellados en las pistas y cañadas de nuestra orografía. 







3 comentarios:

  1. Que buena seria esta de la fauna. Gracias por ilustrarnos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Estamos disfruntando mucho descubriendo, observando y aprendiendo sobre la fauna de Vellosillo, que es más variada y compleja de lo que puede aparentar.

      Eliminar
  2. Muchas gracias Jorge. De éstas vi una el último fin de semana. Muy lenta, pequeña y con curvas marcadísimas al reptar. Si no es por estas series no la habría puesto nombre.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario