Los Vellosillo, el orígen del pueblo.




Desde hace unos años, este blog ha publicado informaciones sobre el origen del pueblo. Se partió de rumores de que existió allí un castillo y tambien de los dos blasones iguales que hay en fachadas del pueblo. 

Se fue viendo que existió una familia de caballeros de apellido “Vellosillo” de gran importancia en la zona durante la Edad Media, cuyo escudo era precisamente el que aparece en el pueblo y también en otros lugares de Sepúlveda. Al final se ha sabido que los Vellosillo tuvieron su residencia y señorío en el pueblo desde la época de la conquista de Sepúlveda a los árabes en el año 940 hasta alrededor de los años 1575-1600. Que tuvieron un pequeño castillo en el pueblo. Y que los caballeros del linaje Vellosillo fueron con toda probabilidad los fundadores del asentamiento donde ahora está el pueblo y los que le dieron el nombre al lugar.

Un asentamiento, el del pueblo,  cuya creación y razón de ser inicial fue de carácter militar para la vigilancia y la protección frente a los árabes de un sector de los alrededores de Sepúlveda, aunque siglos después, con la paz  y la llegada de más colonos,  se transformó en una aldea campesina.

 


Lo conocido sobre la familia Vellosillo, se publicó en el blog en la entrada “El Escudo de Vellosillo II”. , aunque el libro de reciente aparición “Sepúlveda en la Historia”, aporta nuevos datos.

El libro “Sepúlveda en la Historia”, publicado en 2011, reúne casi todo lo que se conoce de la Historia de la Villa de Sepúlveda y su Tierra. Los capítulos han sido escritos por distintos especialistas, por ejemplo Alfonso Ceballos Escalera y Gila, con la coordinación entre otros de D. Antonio Linage Conde .Agradecemos  a la sepulvedana Ana Herrero, creadora de la empresa Sepúlveda Viva, habernos dado noticia de la existencia de esta publicación, en la que también ha intervenido.

Uno de los capitulos de este libro se refiere a Vellosillo. En él se analiza un Pleito del año 1549, que promovió Antonio Vellosillo, vecino de Ayllón, con el fin de que le reconocieran como hidalgo.  Antonio explicaba en el interrogatorio del Pleito los grandes servicios a la Corona que había prestado su abuelo, Alvar Rodriguez Vellosillo, el caballero residente en el pueblo de Vellosillo durante la Rebelión de Sepúlveda de 1472. 



1.- El castillo de Alvar Rodriguez de Vellosillo.

Siempre se ha comentado que en el pueblo existió un castillo en la zona de la antigua fragua, lo único que queda son los restos de una torre de piedra. Con la información contenida en el Pleito, se confirma que hubo en ese lugar un casa fortificada de importancia o pequeño castillo perteneciente a los hidalgos de la familia Vellosillo. La historia es la siguiente:

No era la primera vez que  los reyes de la casa Trastamara quisieran utilizar la Villa y Tierra de Sepúlveda como moneda de cambio. Por ejemplo, en 1439 la Villa de Sepúlveda fue regalada por Juan II (el padre de Isabel la Católica) a su valido Alvaro de Luna que la mantuvo en su poder durante 15 años. Esos años fueron el único periodo de la Historia en que el Concejo de Sepúlveda y los caballeros que lo dirigían perdieron su poder de decisión. 

Después, en 1453 fue restaurado el Concejo de Sepúlveda  y hubo otros intentos de dar la Villa al infante D. Alfonso (hermano de Isabel I) o al mayordomo del rey Andrés Cabrera, pero la cosa no siguió adelante por varias circunstancias.

Las ciudades como Sepúlveda tomaron partido según sus intereses, en las guerras civiles que comenzaron, tras el casamiento de Isabel y Fernando en 1469,  entre estos príncipes y el rey Enrique IV. De modo que al pretender el rey entregar la Villa esta vez a su valido Juan Pacheco, los caballeros que formaban el Concejo de Sepúlveda y los vecinos se sintieron fuertes como para desobedecer al rey y negarle el acceso a la Villa, contando con el posible apoyo de la princesa Isabel. Calcularon correctamente que ella les defendería y les mantendría los antiguos privilegios de que gozaba Sepúlveda. 

Así, en el momento de recibirse en Sepúlveda la órden de Enrique IV comunicándoles la concesión de la Villa y Tierra a Juan Pacheco, el Concejo decidió no acatarla e inmediatamente puso en marcha dos acciones, la primera enviar al regidor de la Villa, González Payán a Simancas para negociar con Isabel y proponerle mantener la Villa bajo su autoridad a cambio de una lista de privilegios a respetar por la princesa, a lo que esta accedió. La segunda acción fue cerrar las murallas y prepararse para la defensa contra Juan Pacheco y el rey Enrique IV.

Puerta del Azogue o del Ecce Homo. Muralla de Sepúlveda
En enero de 1472, Como cuando la época de los ataques árabes, en  tiempos de sus antepasados, el caballero Alvar Rodriguez Vellosillo abandonó su casa fortificada de Vellosillo y se refugió en Sepúlveda para defenderla, acompañado de su gente: escuderos, sirvientes y familiares. La distancia se podía cubrir a caballo en unos minutos. Alvar era considerado uno de los “más escogidos e buenos de aquella tierra” y se encerró en la Villa “junto con otros muchos hijosdalgo que con el se juntaron”. Se juntaron allí al parecer los hidalgos rurales de todo el territorio o alfoz de Sepúlveda.

Se cerraron las puertas, y las calles y accesos a Sepúlveda  fueron barreadas con maderos y cadenas para evitar el paso de la caballería de Pacheco. Los sepulvedanos se armaron “con paveses (escudos), lanças e vallestas e otras armas”. Tras hacer esperar al rey Enrique IV más de 6 horas en los arrabales, el primer día le negaron la entrada y le dijeron que esperara su respuesta hasta el día siguiente. El rey se acogió en el Castillo de Castilnovo, propiedad de su  valido  Juan Pacheco, aunque este en cambio, esperó en Vellosillo.

ballesteros con paveses. Siglo XV
La noche del 24 de enero de 1472, entraron en Sepúlveda 160 jinetes, enviados por Isabel para reforzar la defensa, haciendo ya inexpugnable la ciudad. Según se indica en el Pleito, el Maestre Juan Pacheco esperaba esos días precisamente en el pueblo de Vellosillo ocupando la casa fortificada de Alvar Rodríguez, y al ver perdida la oportunidad de apoderarse de Sepúlveda  y ante la crudeza del invierno, decidió retirarse y alzar el sitio a la Villa.

Así lo hizo, pero antes mando quemar la casa solar de los Vellosillo y derribarla “por el pie (desde los cimientos), que era de cal y canto”, hasta el punto que “no dexaron por derribar sino dos lienzos (paredes) de adarves altos, que agora (1549) están en la dicha casa” (un adarve es un camino de ronda estrecho para los centinelas en lo alto de una muralla y protegido al exterior por almenas). Según el comentario del autor Ceballos-Escalera “No parece que aún existan en el lugar restos de lo que probablemente fue una importante edificación.” Como se comentó en la entrada el "castillo de Vellosillo" , a principios del siglo XX todavía quedaban restos visibles. Actualmente sólo queda una pequeña parte de una torre.

Este fragmento del Pleito, confirma que existió en el pueblo, si no un castillo, si una casa fortificada de importancia. Destinada a la defensa, pues los adarves que se dice que tenía, son construcciones militares para la vigilancia y defensa típicos de los castillos y torres medievales, situados a una altura considerable, quizás de 8 o 9 metros. Su época de construcción inicial se remontaría a los siglos X u XI. Es significativo también que el valido del rey, Juan Pacheco se alojara en Vellosillo en esos días, lo que da idea de la importancia estratégica del lugar y de la importancia de la casa de Alvar Rodriguez..

adarve o pasadizo de vigilancia y defensa en la parte superior de los muros
de un castillo, protegido al exterior por almenas.
El 27 de Febrero de 1472 la princesa Isabel y Fernando se presentaron en Sepúlveda. E Isabel cumplió sus promesas a la Villa mediante la entrega de varios documentos a final de ese año y el siguiente.

El rey (Enrique IV) hubo gran pesar deste hecho de Sepúlveda, y saber que luego recibieron gente que la princesa Isabel envió, y dixo el rey con enojo del Maestre (Pacheco): a quien fuera agora señor de todo el mundo por solo ocho días, y preguntado por qué lo decía respondió que por ver si podría hartar la hambrería y desordenada cobdizia del Maestre de Santiago, y por más descontento que el Rey dél mostrava, nunca el Maestre dexava de le pedir y él de le dar cuanto quería

Juan Pacheco aún así, intentó de nuevo un ataque por sorpresa a Sepúlveda, con 400 jinetes en abril de 1473, pero los príncipes, esta vez desde Madrid, volvieron a ayudar a los sepulvedanos y desbarataron el intento. Al año siguiente morían Juan Pacheco y Enrique IV, e Isabel I fue proclamada reina de Castilla.

Volviendo al “héroe” vellosillano, Alvar Rodriguez Vellosillo, en 1479 fue nombrado regidor de Sepúlveda. Según comenta Alfonso Ceballos-Escalera, su linaje era de los más antiguos de Sepúlveda, remontándose su antigüedad a la conquista de la Villa.(año 940).  “En el lugar de Vellosillo tenían un castillejo o casa fuerte que aún se veía en el año 1550”. Era muy estimado en la Villa,  y en un documento consta que en el año 1450 el Concejo de Sepúlveda se reunió “ante las puertas de las casas de Alvar Rodriguez” en Vellosillo.

trajes s XV. dama hidalga de Castilla, noble y caballero de Aragón.  Reina de Portugal.
Enrique IV había elaborado una lista de 23 caballeros rebeldes de Sepúlveda a fin de despojarles de sus propiedades como castigo. 

En la lista aparecen dos caballeros hidalgos de la familia Vellosillo: Alvar y un hijo suyo llamado Fernando Vellosillo, que le sucedería como regidor de Sepúlveda. Otros caballeros también de antiguo linaje de la época de la conquista de Sepúlveda que aparecen incluidos en la lista, fueron: Diego López de la Encina (señor de Barbolla), Lope Fernández del Corral (de El Corral de Duratón), Luis González de Sepúlveda (de San Miguel de Neguera), ó García Gutierrez de Aguayo, de Aldealapeña (este último Aguayo, el marido de Catalina Rodriguez Vellosillo, otra probable hija de Alvar Rodríguez según Ceballos. Los nombres y escudos de armas de ambos -de Vellosillo y de Aguayo- aparecen grabados en la lápida que hoy se puede ver en el porche de la iglesia de la Virgen de la Peña).

lápida con el escudo Aguayo y Vellosillo
 Iglesia de la Virgen de la Peña. Sepúlveda
Alvar Rodríguez de Vellosillo fue enterrado con grandes honores en la iglesia de la Virgen de la Peña, en su capilla mayor, en un sepulcro colocado sobre unos canes de piedra que no se conserva hoy. Encima del sepulcro había un retablo de San Cristobal con las armas de los Vellosillo. Era de antiguo, privilegio de estos Vellosillo enterrarse allí, no pudiendo nadie que no fuera del linaje entrar en ese recinto, ni sentarse, ni oir misa.”

Alvar Rodriguez Vellosillo era un gran propietario rural, En la entrada  “La Serna de Vellosillo” ya se publicó un deslinde que realizó en 1452 de las propiedades que tenía en Rebollar, Valdesimonte, Fresnillo, Bercimuel, Pajarejos, Grajera, Castillejo, Aldealapeña, Sigueruelo, Casla y Blasco Miguel. 

Y tambien aparece Alvar en otro deslinde realizado en 1447 en “Ortoya de Arriba”, la aldea situada en lo que conocemos como el Canto Blanco junto al rio Caslilla. Interesanta porque se nombran lugares de la época: En este apeo aparecen tierras que son colindantes por ejemplo con caminos: “sendero que va desde Ortoya fasta Vellosillo” “el camino de Perorruvio que viene a Ortoya” “el camino que va desde Ortoya a La Torrezilla” “camino de la Nava”, “Camino del Puerto”, “Camino Salinero”.


Valle del Caslilla

También se nombran en el apeo de Ortoya de 1447, lugares del término o próximos a Vellosillo más o menos conocidos: “fasta la vega de las Cuevas Lóbregas” “prado de la Nava” “Prado Quemado”, “Prado de San Bartolomé”, “El Cascajar”, “Casassola", (quizás un caserío aislado ya que aparece como un poblado en otra lista de la época). “Las Saleguillas" (las Olaguillas?) “la tierra de la lánpara de Santa María de la Serna” “la roca de Alvar Rodriguez” etc. 


2.- Las ramas de los Vellosillo en Segovia

En el libro "Sepúlveda en la Historia" se confirma lo ya dicho en otras entradas del blog:  que efectivamente hubo tres ramas de la familia Vellosillo en la actual provincia de Segovia. Todas proceden del señorío que tenían en el lugar de Vellosillo. 

La más antigua, fue la de Vellosillo y Sepúlveda (desde los siglos X u XI). De esta rama procede la de los Vellosillo de Ayllón fundada allí por un nieto de Alvar sobre el año 1500. Y en tercer lugar la rama de Cuellar, que proceden de los de Sepúlveda,  Finalmente estos se trasladaron a vivir a Cuellar y desaparecieron de la zona de Sepúlveda. Se conoce también algún Vellosillo aislado por ejemplo en Escalona del Prado.

Respecto a la rama de los Vellosillo que quedó en el pueblo:

Como se ha dicho, los Vellosillo fueron una de las mas antiguas familias de la zona de Sepúlveda, señores de Vellosillo desde el inicio de la conquista a los árabes en el siglo X. Entonces fué cuando se creó el señorío de Vellosillo en el término donde está ahora, para la proteccion y vigilancia de los accesos a Sepúlveda. Sin embargo no se conocen datos concretos de los miembros de la familia hasta  mediados del siglo XV.


Alvar Rodriguez de Vellosillo, pariente mayor del linaje y su familia, residieron en Vellosillo, tras los sucesos de 1472. No se sabe si reconstruyeron en todo o en parte su famoso castillo destruido por Pacheco (pues el castillo se vuelve a nombrar sobre 1650).  O construyeron una casa en otro lugar del pueblo, ya sin función militar, (quizás la conocida como "casa del Marqués", que se sabe que era de grandes dimensiones, unos 15x35 metros situada al norte del pueblo, detrás de la actual iglesia, que llevaba su blasón en el dintel de la puerta).

Alvar, fue un caballero considerado un héroe en la Villa y Tierra de Sepúlveda por los hechos relatados (por su liderazgo en la defensa y porque el poderoso Juan Pacheco le quemara la casa por ello). Y según el Pleito fue recompensado personalmente por los príncipes Isabel y Fernando. Aparte fue un personaje muy activo y conocido durante toda su vida. Aparece por un motivo u otro en numerosos documentos. Finalmente fue nombrado regidor de la Villa de Sepúlveda y murió en 1483.



blasón de los Vellosillo, en una casa del pueblo
Alvar se casó con la también hidalgo Catalina Álvarez de Peñaranda y tuvo mucha descendencia, aunque se conocen a cuatro de sus hijos: Remondo, Pero, Lope y Fernando, y la posible hija Catalina.

El hijo mayor, Remondo Vellosillo sucedió a su padre en la Casa y Mayorazgo que tenían en el pueblo, a este sucedió su hijo Antonio, a este su hijo Gregorio y a este su hijo Lázaro Vellosillo, que en 1550 era el pariente mayor del linaje y percibía entonces la renta del paso de ganados por Somosierra. Después se nombra a  Alejo Vellosillo, (quizás el hijo de Lázaro) y su mujer, residentes en el pueblo, en un pleito que les puso en 1560 el Hospital de la Caridad de Sepúlveda para que devolvieran unas tierras.

En 1574, aparece en varios pleitos un Gabriel Vellosillo, residente en Cuellar, muy activo,al cual se le cita como "el señor de la Villa y del Castillo de Vellosillo". Podría ser por ello que los Vellosillo hubieran abandonado el pueblo en esas fechas. Pero no se sabe, pues podria haber permanecido algún otro miembro menor de la familia en las casas que tenían en el pueblo.

Respecto a la rama de Ayllón:

Uno de los hijos de Alvar Rodriguez, el llamado Lope Vellosillo, se casó en Ayllón y fue el padre de Antonio Vellosillo que es el que puso el famoso Pleito en 1549 para que le nombraran hidalgo en base a los méritos de su abuelo Alvar y que ha dado origen a esta historia. 


Finalmente Antonio Vellosillo consiguió ser hidalgo, y la familia Vellosillo en Ayllón alcanzó las máximas distinciones. El miembro más conocido de la familia fue el hijo de Antonio, el obispo de Lugo,  Fernando Vellosillo, (nieto de Alvar), teólogo famoso y delegado de Felipe II en el Concilio de Trento (1563) y cuyo palacio puede hoy verse en Ayllón.

Ayllón. Palacio de Fernando Vellosillo. Obispo de Lugo,  bisnieto de Alvar Rodriguez.
Antonio tuvo otros 5 hijos, aparte del obispo, uno de ellos Gabriel Vellosillo fundó en 1547 el señorío de La Fresneda muy cerca del pueblo, concedido por Carlos I . Quizás es el mismo llamado Gabriel que está enterrado en la Iglesia de Duratón. Como se ve,  las familias hidalgas eran muy numerosas.

Sobre la rama de la familia de Cuellar:

Otro de los hijos de Alvar, el llamado Fernando, que residía en Sepúlveda, fue también puesto en la lista negra por Enrique IV al destacar en la rebeldía de Sepúlveda ante Juan Pacheco. Fernando Vellosillo sucedió a su padre Alvar como regidor de Sepúlveda en 1483 y fue el progenitor de la rama de la familia Vellosillo que permaneció viviendo en Sepúlveda, según Ceballos, "durante dos siglos más". 


En 1547 se cita a Gabriel Vellosillo residente en Cuellar como señor de la Villa y del Castillo de Vellosillo, sin embargo, su nieta  Felipa Vellosillo y Montoya aparece residiendo en Sepúlveda a partir del 1.600 y se la cita igualmente como la "Señora del Castillo y la Villa de Vellosillo". Por ello tanto Gabriel como su nieta Felipa, eran  dueños de las casas y tierras de los Vellosillo pero ya no vivian en el pueblo.  Como hemos dicho antes, el último señor residente en el pueblo conocido  fue Alejo Vellosillo en 1560. . Podría decirse por ello que  los Vellosillo residieron en el pueblo hasta  al menos 1547. Es decir vivieron en el pueblo durante 6 o 7 siglos.

Después, un nieto de Felipa Vellosillo, llamado Alonso Velázquez de la Cueva y Vellosillo, emparentado con altos caballeros y nobles de Cuellar se caso con Ana Rosalea de Alencaster (Láncaster), a la cual en 1689 Carlos II concedió el título de Marquesa de Vellosillo, y la familia Vellosillo fijó por entonces su residencia en Cuellar y abandonó Sepúlveda tras 700 años de estar presente en la zona. 


palacio de la Torre en Cuellar, donde vivieron los Marqueses de Vellosillo
Hacia 1752 en el Catastro del Marqués de la Ensenada figura el Marqués de Vellosillo y otro hidalgo de ese apellido, ambos cuellaranos, como dueños de bastantes tierras en Vellosillo, pero ya sin sus casas, pues estas las había adquirido por entonces el Marqués de Castroserna. Despues, dichas casas con el blasón de los Vellosillo en las fachadas, serían compradas por labradores del pueblo directamente al Marqués de Castroserna ya en el siglo XX. (por ejemplo la llamada casa del Marqués)

En ese año 1752, aparte de los dos comentados de Cuellar, no quedaba ya ningún otro hidalgo Vellosillo en la provincia de Segovia. Ni en Sepúlveda ni en Ayllón. Y el Marquesado de Vellosillo desapareció también, probablemente en el siglo XIX.

En 1925 se solicitó la rehabilitacion del título de Marques de Bellosillo, aunque a día de hoy ese marquesado no existe.


recorte del ABC . 1925


En general da la impresión de que los Vellosillo llegaron a ser una familia de caballeros muy activa e importante,  no sólo en la zona de Sepúlveda, sino antes del año 940, durante la Reconquista de la cuenca del Duero entre los siglos IX al XII.

Por ejemplo, existe una aldea llamada hoy Villafuerte de Esgueva (Valladolid), situada a 80 km al Noroeste del pueblo, que se llamó Vellosillo 
hasta el siglo XV, Esa zona fue reconquistada a los árabes sobre el año 912, unos 30 años antes que Sepúlveda. y formó parte igualmente de una linea de frontera, que había que defender y repoblar.

Sin embargo no se han encontrado noticias de miembros de la familia Vellosillo relacionados con esa población. Lo cual no es extraño, pues muchas aldeas y pequeños señorios eran vendidos entre los caballeros y cambiaban de manos frecuentemente, incluso sus rentas eran compartidas a veces por varios hidalgos.

Se conocen en la cuenca del Duero otras dos poblaciones más que en la Edad Media se llamaron tambien Vellosillo.

Villafuerte de Esgueva (Valladolid), llamado anteriormente Vellosillo.
 Con el castillo construido en el siglo XV por la familia de los Franco,
en la época en que se cambio el nombre a ese pueblo

Después de la época de guerra contra los árabes, (que en la zona de Sepúlveda acabó sobre el año 1150), la familia Vellosillo permaneció en el pueblo como grandes propietarios y miembros del Concejo de Sepúlveda. Siendo quizás su época cumbre la de Alvar y primeros sucesores (sobre el 1450-1550). Pero a partir del 1700 comenzó su decadencia, y medio siglo más tarde prácticamente habían desaparecido de la provincia de Segovia. 

Su capilla privada en la Virgen de la Peña fue eliminada por ciertas reformas que se hicieron en la iglesia y así mismo la lápida del sepulcro de Catalina fue levantada del suelo de la nave y sacada al porche, donde se encuentra hoy. Sin embargo quedan sus escudos de piedra en varios lugares de Sepúlveda y de Vellosillo. Sus casas en Vellosillo fueron adquiridas por el Marques de Castroserna en la primera mitad el siglo XVIII.

Respecto al Marqués de Castroserna,  tiene cierta relación con el pueblo. Sobre su origen, en el libro "Sepúlveda en la Historia" se habla de otro caballero incluido en la lista negra de Enrique IV por los sucesos de Sepúlveda de 1472, llamado Fernando de Pedraza. Este se emparentó con los Basurto, residentes en Tanarro y en Villafranca. propietarios de un señorío-solariego en Castroserna. En la iglesia de Castroserna de Arriba hay 3 sepulcros de ellos. En la lápida del de Hernando de Basurto se indica que fue regidor de Sepúlveda y murió en 1589. El marquesado de Castroserna les fue concedido a los Basurto en 1689. Y así continúa hoy, unido al Condado de Adanero. En un cuartel del blasón partido del Marqués de Castroserna, curiosamente figura el escudo de los Vellosillo. Lo que se trató de explicar en una entrada anterior de este blog.


escudo del marqués de Castroserna en una casa de Duratón


3.- La llegada de los Vellosillo al pueblo.

Otro comentario importante sobre el origen del pueblo que aparece en el  libro "Sepúlveda en la Historia" es que la familia Vellosillo eran señores del lugar donde está el pueblo ya desde el principio de la conquista de Sepúlveda a los árabes en el año 940.

El dato aportado es que  según Alfonso Ceballos-Escalera, (citando su libro "El régimen señorial en la Provincia de Segovia" ), Vellosillo es uno de los 7 lugares de la Tierra de Sepúlveda de los que consta que eran señoríos de caballeros hidalgos castellanos, desde los primeros momentos posteriores a la conquista de la Villa a los árabes. En esa publicación se indica además la familia a la que pertenecía cada uno de esos lugares. En el caso del lugar de Vellosillo, el autor señala que pertenecía al linaje del mismo nombre, o sea a los Vellosillo.

Estos 7 primeros lugares de la Tierra de Sepúlveda, poblados por caballeros fueron:
  • Vellosillo, "lugar solariego perteneciente al linaje Vellosillo de igual nombre" 
  • Aldealapeña, perteneciente a  la familia Aguayo, 
  • El Corral de Duratón, perteneciente a  la familia Fernandez del Corral, 
  • Navalilla, del linaje Salinas; 
  • Barbolla, de la familia de los Encina 
  • San Miguel de Neguera de los González de Sepúlveda. 
  • Ortoya y Ortoyuela perteneciente a Castilnovo.


Ruinas de la casa fortificada de los González de Sepúlveda en
San Miguel de Neguera, próximo a Sebulcor.


Lo que confirma que los caballeros Vellosillo pudieron llegar con el ejercito cristiano del Conde de Castilla,  Fernan González durante la toma de Sepulveda a los árabes en el año 940 en el avance cristiano que sucedió a la Batalla de Simancas. También nos indica aproximadamente la edad del asentamiento del pueblo, sea como aldea o como fortificación. Algo más de  mil años. Y que el lugar estuvo unido desde el principio a la familia Vellosillo.

Según se hacía en la época de la reconquista del Duero, tras la toma de Sepúlveda, los caballeros hidalgos o infanzones (que no de la nobleza), personas de máxima confianza del Conde, se establecían en lugares estratégicos de los alrededores de la Villa,  con el encargo de vigilar y proteger el territorio conquistado. Para ello construyeron torres, atalayas o pequeños castillos en esos lugares, donde organizaron su residencia familiar, con sus nuevas tierras donadas alrededor, formando así señoríos.

Situación de Sepúlveda. Ocupando parte de la península formada por los dos rios
Sepúlveda está situada en la península que forman los cañones de los ríos Duratón y Caslilla. La visibilidad del contorno desde la Villa es reducida. La naturaleza ha formado un foso natural alrededor, de modo que en esa época solo se podía acceder a Sepúlveda,  o caminando por el fondo de los desfiladeros bajo el nivel de las murallas,  o acercándose desde las alturas únicamente por el punto donde la geografía lo permite, es decir desde el llamado cerro de La Picota.

vista del cañón del Caslilla desde la Villa de Sepúlveda

La situación de  esos 7 primeros lugares o asentamientos creados tras la conquista de Sepúlveda, no es casual. A excepción de Aldealapeña (Siguero) que estaba muy avanzado frente al paso de Somosierra, todos los demás están colocados de forma estratégica alrededor de Sepúlveda y orientados para su proteccion ante incursiones desde el territorio árabe al Sur o al Este de la Villa.

En el mapa se ve como cinco de los lugares mencionados anteriormente,  controlan los accesos a los desfiladeros que forman los cañones de los ríos que llegan a Sepúlveda. A ellos hay que añadir el de Navalilla, situado frente a la actual presa de Burgomillodo, a la entrada del cañon del Duraton por el Oeste.
Primeros señoríos creados en los accesos a Sepúlveda, según Alfonso Ceballos-Escalera

La parte controlada por Vellosillo y el Corral de Duratón, una zona triangular abierta hacia el puerto de Somosierra,  geográficamente es la mas estratégica pues supone el acceso mas o menos llano que lleva al cerro de la Picota, el único punto que domina Sepulveda desde las alturas y desde el que se podía llegar a las murallas a nivel,  en lo que ahora es la plaza de esta Villa. (plaza que forma el istmo de la península donde comenzaban las murallas de Sepúlveda en la Edad Media.). 

Para el sistema de asedio y ataque a  fortalezas que se utilizaba entonces, el llegar a las murallas desde un punto elevado o a nivel era vital, y por ello, el acceso a la actual plaza desde la Picota debió ser uno de los lugares más protegidos de la Villa. Al parecer se encontraron restos de armas medievales en el cerro de la Picota durante las excavaciones realizadas para construir viviendas durante el siglo XX.

Sepúlveda vista de la plaza desde extramuros. Al fondo restos de la
antigua muralla, donde comenzaba la Villa en la Edad Media.
vista del cerro de la Picota desde el interior de las murallas de Sepúlveda

Por lo anterior, la zona vigilada desde Vellosillo tuvo gran importancia para la defensa de Sepúlveda,  y el emplazamiento de  Vellosillo, avanzado a 5 Km, es  probable que fuera elegido inmediatamente, como una de las primeras decisiones del despliegue del ejercito cristiano, tras la toma de Sepúlveda en el año 940.

Tras la conquista de Sepúlveda, se hizo frente a una agobiante amenaza árabe y a situaciones críticas como los dos ataques a Sepúlveda (979-983) y finalmente a la toma de esta villa por Almanzor (Al Mansur) en el 984. No se conocen los detalles de estos sucesos, excepto por las crónicas árabes que hablan de grandes destrucciones y mortandad en Sepúlveda.  Por los restos encontrados,  La Picota fue probable escenario de gran parte de estas luchas, y en ese caso Vellosillo necesariamente tuvo un papel en ellas.

En primer término Cerro de la Picota elevado sobre Sepúlveda

En el año 1010 la Villa y Tierra de Sepúlveda fue recuperada pacíficamente mediante un acuerdo por el Conde Sancho García y se intensificó la repoblación de la zona por colonos cristianos y tambien mozárabes. Despues, ya en 1076 el rey Alfonso VI dio la Autonomía al territorio de Sepúlveda y se creó el Concejo de vecinos para poblar, gobernar y defender ese territorio según los Fueros.  La familia Vellosillo tuvo un tipo de señorío llamado solariego, no de tipo feudal, sino bajo la autoridad del Concejo de Sepúlveda, respetando los amplios derechos y libertades de los colonos que iban llegando, establecidos en el Fuero. 

Los Vellosillo, dedicados fundamentalmente a las armas, se convirtieron con el paso del tiempo en grandes propietarios rurales, enriquecidos por la guerra con tierras y ganado, con la obligación de defender la Villa y Tierra de Sepúlveda, y sometidos al Concejo. Estos caballeros, además, estaban prácticamente exentos de impuestos y podían liberar de tributos a hasta doce de sus sirvientes, lo que fue aumentando cada vez más la desigualdad social y económica entre ellos y los  campesinos o pecheros dedicados a la agricultura.

La extensión y configuración actual del término de Vellosillo, procede de los señoríos solariegos de otros caballeros que lo limitaban. Por ejemplo en lado del Duraton-El Corral, en el lado de Ortoya (Canto Blanco) o al sur por el lado de el Condado, existían señoríos.

Por las condiciones bélicas, se cree que no pudo haber colonos ni una aldea campesina en Vellosillo en los primeros momentos de la conquista . Y después, el hecho clave de que no exista allí una iglesia románica rural en el casco del pueblo presupone que no hubo aldea tampoco hasta bastante pasado del año 1200. Únicamente habría en el cerro desde el principio las instalaciones defensivas del caballero y sus escuderos ("gente de armas"), su familia y servicio, y quizás sus pastores y ganado, cosa que se dio frecuentemente en las zonas de frontera. Y todo ello probablemente rodeado por una cerca defensiva, formando una especie de gran patio de armas, o gran explanada, dada la configuración en anillo de 100 m. de diámetro que tomó después la aldea. El primer dato cierto de la existencia de una aldea campesina en el cerro  es ya de 1395.

Los campesinos que trabajaban las tierras de Vellosillo vivían junto al rio Caslilla, en La Serna, al pie del cerro donde se levantaban las instalaciones de los Vellosillo. Y en La Serna fue donde se construyó la iglesia sobre el año 1200, al igual que en las demás aldeas de la zona. Es significativo que en el documento que habla de las procesiones religiosas  que se hacían en La Serna en el año 1352, los vecinos fueran por el campo a los pueblos de Torrecilla y La Nava pero no subieran a Vellosillo situado más cerca. Por ello, quizás en ese momento en Vellosillo todavía no había una aldea campesina, sino únicamente la residencia fortificada de los señores de Vellosillo. Otro dato fecuente en la época es que incluso algunos hombres de armas del señor de la zona, en época de paz, vivian en las tierras del señorío con sus familias dedicados a la agricultura.

 

iglesia de la Serna, al fondo Vellosillo
La relación de los miembros de la familia Vellosillo con Sepúlveda fue muy directa. Algunos de ellos residían en la Villa y formaban parte de su gobierno o Concejo, aunque su “sede” o solar familiar estaba en Vellosillo. El propósito de estos hidalgos era siempre ascender a la nobleza por medio de su riqueza, influencia o méritos militares. En las campañas llevaban siempre visible  su blasón pintado en el escudo para ser identificados desde lejos por el conde u otros nobles, que tomaban nota de sus méritos. Los Vellosillo no lograron llegar a la nobleza  hasta  el año 1689, cuando fue creado el Marquesado de Vellosillo.



4.- El Nombre de Vellosillo

En el libro, Alfonso Ceballos-Escalera, se pregunta, si la familia Vellosillo tomó su nombre del lugar (que ya se llamara así cuando llegaron), o fueron ellos los que le pusieron su nombre familiar. Es prácticamente seguro que el nombre del pueblo lo puso dicha familia por lo siguiente:.

La palabra “Vellosillo” es , como se ha demostrado en otra entrada del Blog, del idioma castellano, idioma evolucionado del latín que hablaban los cristianos norteños que llegaron a la zona en el año 940. Además la palabra Vellosillo aparece en la zona del Duero mucho antes. Con ese nombre Vellosillo existieron 3 aldeas más de Castilla la Vieja en zonas conquistadas a los árabes antes que Sepúlveda. Además de estas 3, hay otra aldea Vellosillo en Soria que se sabe poblada después por emigrantes del nordeste segoviano,  en una zona de Yanguas donde es conocida la presencia destacada de caballeros Vellosillo, formando parte de los 12 linajes de Soria. 

Por otra parte el autor Juan José Vilar Prayla (“Linajes Nobles de España”, 1867) sitúa el origen de la familia Vellosillo cerca de Sahagún en León,  en una zona reconquistada por los cristianos en torno al año 850, es decir casi un  siglo antes que la toma de Sepúlveda. 

Pudiera ser por ello que todas esas aldeas del Duero de nombre Vellosillo  fueran nombradas y pobladas por miembros de la familia de infanzones Vellosillo, muy activos y destacados durante la Reconquista,  según avanzaba esta de Norte a Sur, y después hacia Soria, conquistada más tarde. Sin embargo, sólo se ha encontrado relación de la familia con la aldea en los casos de los  pueblos de Segovia y Soria, por no en las otras tres. 

Blasón de los Vellosillo en una casa del pueblo.
El blasón era como el "logo" de la familia que  los caballeros infanzones o hidalgos
llevaban dibujado en sus escudos en las batallas para distinguirse desde lejos
ante sus señores.     También marcaban con él sus casas y propiedades
Al llegar los cristianos al cerro del pueblo  en el primer momento de la conquista se encontraron con un lugar seguramente desierto (por varias razones: La zona de Sepúlveda en general estaba muy poco poblada, el lugar no era estratégicamente util para los árabes porque su orientación  defensiva es hacia el Sur, y por otra parte tampoco era apto para una población agrícola al no disponer el lugar de agua, si se compara con otros muchos lugares más favorables ) y finalmente aunque el lugar tuviera nombre no es posible que fuera el castellano "Vellosillo" por estar en zona árabe, desde hacia más de 200 años.

Por otro lado en aquella primera época de conquista no llegaron colonos que pudieran haber importado el nombre de las otras aldeas más al norte llamadas Vellosillo, sino que fueron los miembros de ejercito cristiano, entre ellos los infanzones de la familia Vellosillo, según confirma Ceballos en el libro.. 

Por todo es claro que el nombre de Vellosillo lo puso la familia de igual apellido a la fortificación y al pequeño territorio que recibieron a su cargo como señorío para la vigilancia y defensa de ese sector del territorio de Sepúlveda.



5.- Conclusión.  

En resumen,  de estos nuevos datos,  se confirman varios hechos sobre la historia del pueblo:
  • la antigüedad del asentamiento de Vellosillo con ese nombre, de algo más de un mileno. (a partir del año 940). 
  • la existencia de la familia Vellosillo como señores del pueblo, y con residencia allí, desde el primer momento de su conquista a los árabes, (a partir del año 940) 
  • la existencia en Vellosillo de un castillo o casa fuerte de cierta importancia perteneciente a esta familia. 
  • Que el pueblo fue inicialmente una posición militar para la defensa de Sepúlveda y no una aldea campesina. No se conoce cuando se pobló el pueblo con campesinos. El primer dato de la existencia de una aldea allí es de 1.395. 
  • Que el nombre del pueblo procede del apellido de la familia de caballeros infanzones Vellosillo que recibio la zona para su defensa.
  • Y  que aunque los escudos existentes en el pueblo pueblo son posteriores  (siglo XV o XVI),  el diseño de la heráldica de esos escudos quizás sea  el inicial de la familia Vellosillo desde la alta Edad Media, en el siglo IX .

Los sucesos de Sepúlveda de 1472 con la destacada y valerosa actuación de Alvar Rodriguez de Vellosillo y otros caballeros y escuderos de Sepúlveda fue la que libró a su Villa y Tierra de ser propiedad de un noble, por los derechos que otorgó a la Villa en recompensa la princesa Isabel. De tal modo que fue este el único territorio de la actual provincia de Segovia, junto con la capital, que mantuvo su condición de realengo hasta el siglo XIX. El resto de las Comunidades de Villa y Tierra de la provincia, antes o después de aquellos sucesos acabaron bajo el control de la nobleza y perdieron su Concejo autónomo. 


Es cierto que el territorio de la Tierra de Sepulveda quedó bastante cercenado respecto al que tenía en el siglo XI cuando fue creado, al separarse importantes villas como Pedraza, Maderuelo, Riaza, Buitrago, Lozoya, Fresno, etc. Y después ponerse a la venta por la Corona otras. Sin embargo Vellosillo permaneció siempre de realengo, bajo el Concejo de Sepúlveda.

Respecto a los campesinos aldeanos, aunque en general vivían al margen de estas luchas entre señores, sin duda se vieron beneficiados, pues la existencia del Concejo y su milicia mantenía la seguridad del territorio y les preservaba en cierto modo de los abusos de los hidalgos, aunque sólo hasta cierto punto, ya que eran los hidalgos los que acaparaban el gobierno del Concejo. No obstante, los campesinos, protegidos por los Fueros alcanzaron un nivel de libertad y derechos, impensables en la sociedad medieval.




3 comentarios:

  1. Historia de nuestro pueblo para leerla de vez en cuando , gracias Miguel Angel por la investigación que estás realizando.

    ResponderEliminar
  2. Impresionante Miguel. De nuevo gracias por el trabajo de investigación que estás haciendo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario