Adveccion de polvo africano en suspension




Ayer los cielos de Segovia se cubrieron con una especie de neblina debido a un episodio poco habitual. Se trata de la calima, que no es otra cosa que la entrada de una masa de polvo atmosférico en suspensión, procedente del norte de África. Viajan montadas en los vientos dominantes y hacen que el cielo no pueda lucir su azul habitual. El viento del sur hace que la masa cálida africana que arrastra polvo desértico, se adentre en la península ibérica. Esta nube de polvo mineral, que arrastra partículas directamente del Sáhara, comenzó a entrar en la península por la zona de Granada y Almería dando lugar a ese efecto en el cielo, que se tornó amarillento, lechoso y turbio por la masa de polvo, que condicionó la visibilidad y que afectó a toda la provincia según fue avanzando a lo largo del día. Además, se mantendrá hasta el miércoles, cuando se comenzará a diluir. 

Según el aviso, las partículas en suspensión degradan la calidad del aire, pudiendo tener efectos negativos sobre la salud, el medio ambiente y algunas actividades económicas, en particular la aviación, por la disminución de visibilidad, y la generación de energía solar. Por otra parte, su contenido de sales minerales y metales puede tener un efecto fertilizador positivo para la agricultura y la pesca en las zonas donde estas partículas se depositan.








2 comentarios:

Gracias por tu comentario