Crónica del III Trail Riaza Challenge 40 km por Carlos Cristobal




Se acerca el día del GTP (Gran trail de Peñalara 115km 5100 desnivel acumulado) y tenemos preparada un maratón de 40 km en Riaza para hacer un último entrenamiento largo, escojo Riaza porque se encuentra cerca de Madrid y teniendo casa en Vellosillo podemos dormir el viernes allí, además ir a Vellosillo es un complemento positivo para la carrera, solo estar allí me motiva.

Llegamos Jose Luis y yo a Vellosillo el viernes 3 sobre las 24:00, cenamos un poco, preparamos las mochilas para la carrera y nos vamos a la cama. 

Sobre las 6:00 nos levantamos desayunamos y nos vamos para Riaza. Allí nos esperaban Álvaro, que iba directo desde Madrid y Juan Carlos que estaba allí, recogimos los dorsales, tomamos un café y ya estábamos listos para empezar esta bonita carrera. 

La intención mía era correr tranquilo para no forzar mucho para la preparación del GTP, la primera parte de la carrera es una subida tendida hacia la zona de la Pinilla, salimos en la mitad del grupo y cogemos dos atascos donde el ritmo a mi me parece un poco lento, en cuanto puedo y el sendero se hace más ancho, adelanto a esos dos grupos y cojo el ritmo que a mí me conviene. Detrás de mí viene Álvaro y creo que un poquito detrás viene Jose Luis, pero en una zona donde el sendero que se empina bastante creo que me he quedado solo, en esa zona adelanto a la chica que gano la prueba de 60 km y voy camino del primer avituallamiento, cuando paso por allí no paro porque pienso que el primer avituallamiento está en la estación de la Pinilla, sigo subiendo y a los 10 minutos me doy cuenta de que estoy a mucha altitud, miro mi GPS y veo que estoy a 1850 metros de altitud, el avituallamiento era el de la Pinilla y voy camino del pico del Lobo, las rampas se endurecen por momento, hay zonas en las que puedo correr pero tampoco fuerzo en exceso, llego al pico del Lobo con buenas sensaciones y comienzo la bajada, muy rápida, en esa parte me voy cruzando con los que suben. 

Saludo a Jose Luis y un poco después me cruzo con Juan Carlos, me comenta que voy entre los quince primeros, yo sigo con mi ritmo, tampoco lo aumento pero si es cierto que bajando me encuentro bastante bien y es probable que fuera un poco más rápido de lo que pensaba, vamos camino de el puerto de la Quesera. Adelantamos a dos corredores, la gente que hace senderismo anima mucho y me comenta que voy en muy buen puesto, yo no acelero sigo con mi ritmo, cuando llego a la quesera acaba de salir un corredor, allí paro unos 3-4’, tomo un par de porciones de fruta, bebo un poco y continuo, empieza la segunda parte del recorrido.

Esta segunda parte es un continuo sube y baja que tiende a subir, la primera subida me la tomo bastante tranquilo, veo que no viene nadie detrás y delante tampoco veo a nadie, subo hasta la parte alta de la montaña donde tengo unas vistas impresionantes del hayedo de Pedrosa, en esta zona tengo un par de kilómetros donde corro un poco, adelanto un grupo grande de senderistas y veo a lo lejos 4 o 5 corredores, en las subidas los voy recortando tiempo rápidamente, en las bajadas me sacan tiempo pero la tendencia es que los cogeré en poco tiempo, en una subida adelanto a dos corredores uno se queda y el otro hace un poco de recorrido conmigo pero una zona técnica se queda y continuo solo, van pasando los kilómetros y nos vamos acercando a la última bajada, ya he acumulado todo el desnivel de la carrera. 

En esta parte empiezo a tener malas sensaciones en el estomago pero no parecen graves, decido bajar el ritmo y poco antes de bajar se une el corredor que se había quedado 15’ antes. Le comento que yo voy a bajar despacio, que si quiere tirar que tire, pero él decide quedarse y bajamos juntos, no tengo intención de forzar, solo pienso en el GTP, en llegar a meta para ver a mis amigos y en ir a Vellosillo para comer con mis padres. El está de acuerdo y baja conmigo, llegamos a Riofrio tomo dos vasos de agua, y seguimos camino Riaza por la senda del Molino, le vuelvo a comentar que si quiere tirar que tire, pongo ritmo tranquilo y empezamos a adelantar a mucha gente de la carrera de 20kms, mi compañero de ruta no va fino pero yo ya tenía claro desde hace tiempo que entraríamos los dos en meta, vemos las primeras casas de Riaza, nos quedan menos de 2 km y le comento que cuanto tiempo llevábamos corriendo, el me dice que 4:17, me parece increíble, un muy buen tiempo, pero no aceleramos, seguimos tranquilos, hablando para hacer más ameno los últimos metros, un poco antes de llegar a meta nos adelanta un corredor que había adelantado un poco después de la zona del hayedo, iba a muy buen ritmo, mi compañero y yo ni nos inmutamos, seguimos tranquilos y entramos en meta de la mano, nos damos un abrazo, la verdad que el momento fue muy emocionante al final 4:24 aprox, muy buena marca. 

El chaval con el que entre en meta es Ruben y la verdad que hizo una muy buena carrera y si continua así estará arriba en las carreras de montaña, seguro, se ve que disfruta del trail y eso es lo más importante porque es un deporte muy duro que si no lo disfrutas está claro que no lo haces. Minutos después de la llegada empiezo a sentirme peor del estomago y tengo que entrar en un bar para resolver el único pequeño problema que tuve en la carrera, a los 10’ ya estaba resuelto.

Ahora toca estirar y recuperar fuerzas. En 55’ aproximadamente llegan Álvaro y Jose Luis, muy buen tiempo, sobre 5:20, una alegría verlos entrar juntos, un rato después llega Juan Carlos con su hija Natalia de la mano, meritoria carrera la de Juan Carlos que no estaba bien de forma y consiguió acabarla. Nos tomamos unas cervezas en las terrazas de la plaza de Riaza, me despido de Rubén y voy a ver la clasificación, 10º puesto en la general y primer puesto en la general de veteranos. 

La verdad es que no me esperaba esos puestos, no suelo correr las carreras con intención de hacer buenos tiempos, las corro para disfrutar dentro de lo que es este deporte, pero salió así y hay que disfrutarlo. Álvaro y Juan Carlos se van, me despido de Antonio (kiwi) que corrió la de 20 km y me quedo con Jose Luis para recibir el premio.

Después de pasar estás sensaciones a las que no estoy acostumbrado, Jose Luis y yo volvemos a Vellosillo, pueblo donde pasé todos mis veranos cuando era pequeño y no tan pequeño, el pueblo donde siempre tengo ganas de ir. Mi forma de disfrutar de las carreras de Montaña (Trail), de la MTB y de la libertad que se siente en estas rutas es en parte por los veranos y parte de los inviernos que he pasado allí. Charlo un poco con mis padres y me vuelvo camino a Parla... El GTP (Gran Trail de Peñalara) está cada vez más cerca (24-06-16) y el TREC de Vellosillo también (18-06-16). Dos acontecimientos que seguro que me van a hacer sentir bien.












3 comentarios:

  1. Tenemos un deportista de élite en Vellosillo. Enhorabuena Carlos

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena Carlos, por el tiempo y por tu espíritu deportivo

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario