El Tuerto Pirón


"El Tuerto Pirón" fue un bandolero que cometió sus fechorías en la provincia de Segovia. Fernando Delgado Sanz, nació en el pueblo de Santo Domingo del Pirón, cerca de Turégano, en 1846, de una familia de labradores..

Fernando Delgado. "El Tuerto Pirón"

«Era Fernando Delgado / un arriscante mancebo, /
al que una nube en el ojo / le valió el mote de 'El Tuerto'./ 
segar y arar le mataba / le aburría el pastoreo,/
y mientras otros el callo / daban, domando su cuerpo, /
él estaba en las solanas / como un pajón de centeno. /
Era doctor en caminos / en rondas y devaneos, /
amigo de las lechuzas, / de las sombras y los perros, /
farruco como el que más / y larguísimo de dedos"

'El Tuerto' actuaba en la comarca del río Pirón. Rio paralelo al Duratón y al Cega . Se escondía en la sierra de Guadarrama, viviendo del asalto de carruajes y diligencias que cruzaban el puerto y de desvalijar iglesias. Tras su servicio militar en Madrid se introdujo en el mundo de la delincuencia. Formó una pequeña banda, armada con escopetas y navajas, que extendió el terror por un centenar de pueblos de las dos vertientes de la sierra.

Rio Pirón
El bandido formó una pequeña partida con hombres de Espirdo, Segovia y Madrid, y juntos impusieron su ley entre los pueblos de Espirdo a Pedraza. Y también en el Valle del Lozoya. Asaltaban a los viajeros que regresaban de Madrid por Navafría y la Morcuera. Entre 1868 y 1875, en una época de vacio de poder en España, los secuaces del ‘Tuerto’ camparon a sus anchas amedrentando a las gentes pacíficas, que en ocasiones daban cobertura a sus fechorías por miedo a posibles represalias.

Asalto a la diligencia
Las andanzas del ‘Tuerto’ fueron muchas. Quizá la más romántica sea la del niño de Sotosalbos que caminaba a lomos de un burro en dirección al molino . El ‘Tuerto’ detuvo al chiquillo y le preguntó por qué andaba por ahí a una hora tan temprana.

–«Es que no quiero que me sorprenda el ‘Tuerto de Pirón’. Dicen que puede robarme el grano y el burro» –respondió temeroso.
Entonces, el ‘Tuerto’ extrajo dos monedas de oro que entregó al rapaz.
–«Toma. Así no podrás temer que el ‘Tuerto’ pueda robarte porque el ‘Tuerto’ soy yo». 

Los gestos de Fernando Delgado no siempre fueron tan generosos. Él y sus hombres cometieron muchas fechorías, desvalijaron numerosas iglesias y se cebaron con los curas indefensos y pobres de las aldeas. Adrada de Pirón, Tenzuela o Trescasas presenciaron golpes muy sonados, algunos ejecutados con verdadera maestría. Sin embargo, el expediente del ‘Tuerto’ solo revela un homicidio, el de un miembro de su banda llamado "el Madrileño" del que sospechaba


La emboscada
El bandolero llegó a convertirse en una auténtica amenaza en ambas vertientes de la sierra, pero a pesar de su habilidad, la Guardia Civil le detuvo, fue encarcelado en la prisión de Segovia en diciembre de 1881. Consiguió fugarse la noche del 31 de enero de 1882, limando los barrotes y saliendo por el tejado, junto a uno de los suyos, Aquilino Pérez. 

El periodismo describió con precisión el aspecto del forajido más buscado: «Edad, 35 años; estatura, más bien alto que bajo; ancho y cargado de espaldas; cara, ancha; color, moreno; barba afeitada; con un poco de bigote. Como seña particular, un granizo en el ojo izquierdo. ».

Detencion del Bandolero por la Guardia Civil

Meses después, el ‘Tuerto’ fué detenido, volvió a la cárcel y protagonizó otra fuga de la misma prisión, situada en la calle Juan Bravo. Era una noche de invierno. En esta ocasión, las huellas quedaron impresas en la nieve y la Guardia Civil de Caballería logró cogerle en pleno campo. Corría el año 1883.

La justicia, aunque lenta, comenzó a emitir sus veredictos y Fernando Delgado Sanz fue acusado de múltiples delitos. Denuncias, atestados, requerimientos, oficios, declaraciones… Cansado y rendido, ya no intentó huida alguna. 

En 1888, la Audiencia de Madrid lo condenó a cadena perpetua y pasó por varios penales: la Modelo madrileña, Ceuta y San Miguel de los Reyes (Valencia). Como anhelaba la libertad, siempre observó buena conducta, pero el indulto no llegó. Murió en 1914, entre rejas, enfermo de claustrofobia y completamente amargado. Tenía 68 años. 

Fue un bandolero conocido y sus fechorías se divulgaban en los periódicos de Madrid, Sin embargo, en su época los bandoleros ya no eran lo que fueron:

Bandolero andaluz
Las grandes partidas de bandoleros se crearon en la Guerra de la Independencia. Despues de saquear a los franceses de forma “legal” como guerrilleros, los bandoleros continuaron viviendo enlas sierras, dedicados al contrabando al robo y al crimen. 

El reinado de Fernando VII favorecío que surgieran, cuando el ejército regular fue prácicamente disuelto y sustituido por los Cien Mil Hijos de San Luis, franceses, pagados por el monarca, que no se fiaba de su propio ejército.. Benito Pérez Galdós escribió que "sólo un gramo más de moral" servía para distinguir a un guerrillero de un bandolero. 

Contrabandistas
Fue la época de bandoleros como Juan Delgado, Los Siete niños de Écija, especializados en asaltar cortijos; Diego Padilla, más conocido como Juan Palomo, Jaime el Barbudo, José María Hinojosa, "el Tempranillo".

José Ulloa El Tragabuches
 Diego Padilla "Juan Palomo"

Muchas partidas tras las Guerras Carlistas igualmente se convirtieron en bandoleros como Francisco Esteban; el madrileño Luis Candelas, Diego Corrientes, el Cristo, el Tragabuches, El Pernales, el Cojo de Encinas Reales, Navarro el de Lucena, Caparota el de Doña Mencía, Pepe San Nicolás en la provincia de Cuenca, Orejita, Palillos, el Ciervo, Melgares, el Niño de Arahal, etc ..

Francisco Rios González "El Pernales"
En 1844, se creó la Guardia Civil, y se mantuvo durante cuarenta años una persecución implacable contra los bandoleros, de modo que a finales de siglo prácticamente habían desaparecido, la mayoría murieron en enfrentamientos o ajusticiados.

Pidiendo la documentación


El que es considerado como el último bandolero, "Pasos Largos" murió el 18 de marzo de
1934.

Juan Mingolla Gallardo "Pasos Largos" fotografiado en la cárcel en 1.925






2 comentarios:

Gracias por tu comentario