La Judería


No muchos conocen que tras los arcos que llaman  "de la Judería" de Sepúlveda, hay una historia trágica.  En 1468, los vecinos de la Villa asaltaron y saquearon el barrio judío. En el asalto murió una parte de los habitantes de la judería y  los supervivientes huyeron a Cuellar y Segovia. Así acabaron los cuatro siglos de la presencia de los judíos en Sepúlveda..

puerta de la Judería. Sepúlveda

Los judíos formaron en España la comunidad más próspera de su exilio. No se sabe cuando llegaron. Hay algunos indicios de unos 1000 años antes Cristo junto con sus aliados  fenicios. Desde la época romana se conocen comunidades de comerciantes judíos en Sefarad, nombre que ellos daban a la Península.

Pero ¿Qué hacían en Sepúlveda?. Es una historia larga..

El Éxodo

En el siglo I, el reino de Israel (Eretz Israel) era un protectorado  romano. Y aunque se respetaba su religión, los judios, a partir del año 63,  celosos de conservar sus tradiciones y gobierno, y de forma temeraria, se sublevaron y desafiaron abiertamente a los romanos. Roma reaccionó con una fuerza desmesurada, y así en la primera guerra judeo-romana hasta el año 70, murieron más de un millón de judíos, se produjo la destrucción del templo de Jerusalén y el inicio del éxodo.

antiguo reino de Israel


recreacion del templo de Jerusalén

Lo que queda hoy de la imponente estructura del templo de Jerusalén es la llamada Explanada de las Mezquitas, donde los árabes construyeron en el siglo VI  la dorada Cúpula de la Roca y la Mezquita de Al-Aqsa. Es el tercer lugar sagrado del Islam detrás de la Meca y Medina. El muro lateral de la explanada es el llamado Muro de las Lamentaciones, el lugar más sagrado para los judíos. 

muro de las Lamentaciones, al fondo la cúpula de la Roca
En el año 135 se produjo una segunda rebelión en Israel, aplastada por el emperador Adriano. Esta vez fue la definitiva, los judíos supervivientes abandonaron su país arrasado y fueron al exilio o vendidos como esclavos, Vivieron desde entonces vagando en pequeñas comunidades repartidas por todo el imperio romano. Los romanos transformaron el reino de Israel en una provincia más, que llamaron Siria Palestina, donde solo permaneció un  pequeño número de pobres campesinos judíos. 

Arco de Tito, en Roma. Los soldados cargan con el botín del Templo de Jerusalén

Judíos y cristianos compitieron por extender su religión entre los siglos II y III. En el Imperio Romano el judaísmo era una religión lícita mientras el cristianismo era perseguido.

En el siglo IV los emperadores romanos se convierten al cristianismo y  entonces el judaísmo fue el que quedó bajo presión. Pero no fue perseguido, los judíos eran considerados, los precursores del cristianismo,  los portadores del “Libro sagrado” y aunque sólo reconocieran a Cristo como un profeta , se esperaba de ellos que en un futuro salieran de su error y se convirtieran. La primitiva Iglesia mandó que los judíos fueran respetados, “tolerados y sufridos”, y prohibió el uso de la fuerza para convertirlos.
Pero los judíos, eran un “terco” pueblo de “dura cerviz”. Pronto se vio que no solo no se convertirían sino que seguirían haciendo proselitismo. Desde el primer momento ambas religiones instruyeron a sus fieles para evitar el contacto entre sí.

El Arca de la Alianza. Simbolo del pacto entre Dios y el pueblo de Israel
una caja que la representa sirve en cada sinagoga para guardar la Torah
Los Judios en España
Los judíos en España inicialmente fueron respetados por los visigodos,  pero su situación cambió cuando el rey Recaredo se convirtió al cristianismo. Durante  el siglo VII la monarquía visigoda, en  colaboración con la Iglesia católica, adoptó una actitud beligerante contra las comunidades judías. las leyes antijudías se endurecieron y se produjeron numerosas conversiones forzosas. Un gran número de judíos huyeron al norte de África. En 694, se decretó la esclavitud de judíos y conversos, y se persiguió con saña a ambas minorías. Es por ello que los judíos apoyaron a los musulmanes cuando invadieron la península en el 711.
Los musulmanes, siguiendo las enseñanzas del Corán, consideraban que los cristianos y judíos, en tanto que "gentes del Libro", no debían ser convertidos a la fuerza al Islam y eran merecedores de un trato especial, la "dhimma". Tenían garantizadas la vida, la propiedad y la libertad de culto, y sus propios tribunales  Como contrapartida, estaban sujetos a impuestos extraordinarios, debían aceptar una situación social inferior y someterse a discriminaciones diversas, teniendo negado el acceso a cargos públicos funciones militares ni políticas. El castigo por  blasfemia o si mantenían relaciones sexuales con una musulmana era la muerte.

hoja del Coran. utilizado en Al-Andalus
En Al-Andalus  los judíos se agrupaban en aljamas. Tenían sus propios magistrados y se regían por sus propias leyes (la halajá) . La institución de la aljama se trasladaría después a la España cristiana y permanecería vigente hasta el momento de la expulsión. La aljama era un barrio aparte del resto de la ciudad. Allí todo giraba en torno a la sinagoga y la escuela, donde se estudiaba el Talmud. Por ello, Los judíos eran alfabetizados desde niños y contaban con una condiciones sanitarias que contrastaba enormemente con el ambiente medieval de musulmanes y sobre todo de cristianos.



época de Abderrahman III cercana al año 1.000
Durante el emirato independiente (756-912), el califato de Córdoba (912-1031) y los primeros reinos de Taifas (1031-1086). se produjo el período de esplendor de la presencia judía en la España musulmana, especialmente en la época de Abderramán III. Numerosos judíos alcanzaron un alto grado de relevancia económica y social, y la cultura hebrea, muy influida por la árabe, alcanzó la edad de oro, a un nivel nunca alcanzado en la historia del Exilio. Sefarad se convirtió en la patria más querida de los judíos, aunque siempre la consideraron un paso intermedio en su ansiado regreso a  Israel.

Cordoba. estatua de Maimonides, filósofo y rabino
Hubo hasta entonces escasa emigración  de judios a los reinos cristianos.  Pero tras la toma de Toledo por Alfonso VI, en 1085, su situación cambió radicalmente. Se produjeron las invasiones desde el norte de África de los almorávides y, sobre todo, de los almohades. Dinastías, de origen africano, que tenían una concepción integrista del Islam, por lo que se mostraron intolerantes hacia los judíos, a los que dieron a elegir entre la conversión o la muerte.

Por ello desde principios  del siglo XII, la población judía huyó de Al-Andalus.  La mayoría se refugiaron en los reinos cristianos del norte (Castilla, Aragón, Portugal etc.), cuyos monarcas estaban en plena actividad repobladora y acogieron de buen grado a los judíos.
Alfonso VI confirmó el fuero de Fernán González a Sepúlveda en 1076, los judíos fueron aceptados con pocas diferencias legales respecto a los cristianos.
Sin embargo, al igual que los moros, la poblacion cristiana no podía aceptar plenamente a los judíos. Eran sociedades con un fuerte carácter religioso y por ello un judío no podía integrarse en ellas como los creyentes. No era un problema de raza entonces sino de religión, Así, un judío si se llegaba a bautizar  se le consideraba exactamente igual que un cristiano.
Los judíos en Castilla eran “propiedad del rey", quien les protegía a cambio de un impuesto que le pagaba la judería por cabeza.  El mal producido a un judio era como causárselo a una propiedad real.
judios s. XIV
Entre los siglos XI y XIV (1050 a 1350) La presencia judía en los reinos cristianos fue muy útil para los monarcas.  Por su religión todos estaban alfabetizados,  los reinos cristianos eran culturalmente inferiores. Los judíos abandonaron la agricultura y se  dedicaron al comercio, a la medicina, al préstamo de dinero y algunos a la artesanía. Los judios alcanzaron una nueva edad de oro cultural y económica,  esta vez en los reinos cristianos en lugares como Toledo.
Las diferentes comunidades judías en todo el mundo eran seguras sucursales que facilitaban el comercio y el pago de mercancías, sobre todo de lujo, en todo el Mediterraneo, desde la India hasta España. Su religión les permitía cruzar las fronteras entre países árabes y cristianos. El dinero acumulado era prestado a los magnates y monarcas cristianos que dependían de ellos para sus proyectos. (Con préstamos judíos se equipó el  ejército que derrotó a los almohades en la decisiva batalla de las Navas de Tolosa en 1212, por ejemplo). Los mejores médicos eran judíos, al servicio igualmente de las clases altas.

rutas comerciales en la Edad Media
Los judíos vivían en barrios aparte,  al principio por su propia voluntad, pues sus rabinos no veían conveniente mezclarse con los cristianos. Poco a poco comenzó a generarse desconfianza hacia ellos en la población común, no así entre las clases altas.
En contra de lo que ordenaba la Iglesia de la época, miembros del bajo clero, por su cuenta predicaron que eran los asesinos de Jesucristo ("el pueblo deicida"). Se asociaba el término “judío” con el apóstol traidor Judas. Y surgió el mito del “judio errante”, maldito por su crimen que debía vagar por el mundo por toda la eternidad sin encontrar un hogar. También surgieron historias como que secuestraban niños en Pascua para revivir en ellos la Pasión de Cristo, o que profanaban las sagradas formas de las Iglesias, o que el Talmud se burlaba de la religión cristiana.etc. Lo que hizo aumentar el recelo popular  y surgir el odio ante el colectivo judío.

el mito del judio errante
Sus costumbres eran incomprensibles para los cristianos de la época. Los judíos no eran campesinos ni guerreros, no respetaban las fiestas tradicionales,  en las juderías todo giraba alrededor de la sinagoga y la escuela donde se enseñaba la Toráh y el Talmud. Mantenían sus creencias celosamente en un sistema impenetrable para los cristianos.

"el cambista y su mujer". por Quentin Massys. 1514
La prohibición religiosa  que impedía tanto a los musulmanes como a los cristianos  dedicarse a actividades financieras, consideradas impías, hizo que los judíos de la península absorbieran por completo las profesiones de tesoreros, recolectores de impuestos, cambistas y prestamistas. Lo cual por una parte les atrajo el odio de la población común, al ser ellos los recaudadores  del rey y por otro les granjeó fama de avaros y usureros, y también la creencia popular de que acumulaban enormes riquezas en las aljamas.


Cambista judio
En España, en comparación con el resto de Europa, los judios  fueron tratados aceptablemente hasta mediados del siglo XIV. Así,  los monarcas castellanos dejaron sin efecto las Leyes antijudías del IV Concilio de Letrán de 1.215, En Europa en cambio ya desde el siglo XII con la I Cruzada se sucedieron matanzas o “pogromos” de los judíos en Francia, Alemania e Inglaterra, siendo finalmente expulsados de toda Europa, excepto en Polonia, Holanda y algunas zonas de Italia donde se refugiaron. 
La persecucion
En España el recelo contra ellos siguió aumentando desde las epidemias de peste de 1.348, . de las cuales se culpó a los judíos en algunos casos ya que ellos las sufrían menos por sus mejores condiciones higiénicas.
Todo empeoró a partir de la derrota de Pedro I el Cruel en 1.369 que había recibido el apoyo de los judíos. La triunfante casa de Trastamara había alentado el odio popular hacia los judíos durante años  por motivos políticos, y cuando por fin alcanzó el poder, el mal estaba hecho, se había producido ya una ruptura social irreparable entre cristianos y judíos.

Judios en la sinagoga en la fiesta del Yom Kippur.

En 1.391, al caos de gobierno, y el vacío de poder debido a la minoría de edad de Enrique III Trastamara y las guerras entre la nobleza, dejaron a los judíos indefensos frente a la furia de las masas populares. Se sucedieron  discursos antijudios en las iglesias,  que fanatizaron a la población y  como resultado  se produjo una destrucción sin precedentes en la comunidad judía de España.
“E sabido por el Rey cómo los judios de Sevilla e de Córdoba e de Toledo eran destroidos, como quier que enviaba sus cartas e ballesteros a otros logares por los defender, en tal manera era el fecho encendido, que non cedieron ninguna cosa por ello; antes de cada dia se avivaba mas este fecho: é de tal manera acaesció, que eso mismo ficieron en Aragón, e en las cibdades de Valencia, e de Barcelona, e de Lérida, e otros logares.

recreacion del ataque a la judería de Valencia. 1.391

E todo esto fue cobdicia de robar, segund paresció, más que devoción.
E el comienzo de todo este fecho e daño de los judíos vino por la predicación e inducimiento que el arcediano de Écija, que estaba en Sevilla, ficiera; ca antes que el rey don Juan finase avía comenzado a predicar contra los judios; e las gentes de los pueblos, lo uno por tales predicaciones, lo ál por voluntad de robar, otrosí non aviendo miedo al rey por la edad pequeña que avía, e por la discordia que era entre los Señores del Regno por la quistión del testamento, e del Consejo, ca non presciaban cartas del Rey, nin mandamientos suyos las cibdades nin villas nin caballeros; por ende acóntesció este mal segund avemos contado.”
En Sevilla Un primer motín estalló el 15 de marzo de 1391, durante el cual varios judíos fueron asesinados; Pero los nobles que los protegían, pronto sofocaron la sublevación. Tres meses después, el 6 de junio, la población enfurecida atacó masivamente las juderías, saqueando y quemando las casas. Se dijo que más de 4.000 judíos fueron asesinados, el resto se vio obligado a aceptar el bautismo para salvar sus vidas.
Había en Toledo diez sinagogas y cinco centros de estudio y oración o madrazas,. De estas diez, casi todas fueron destruidas tras el pogromo de 1391. Sólo se han podido identificar con seguridad la Sinagoga Nueva y la Sinagoga del Tránsito.

sinagoga del Tránsito. Toledo

Dos días después de que empezara la revuelta de Sevilla, se inició la de Córdoba. Con el pretexto de obligar a los judíos a convertirse al cristianismo, una multitud, entre la que se encontraban clérigos y criados de las casas nobles, irrumpió en la judería, saqueando y matando a los judíos. La matanza se prolongó durante tres días, en los que fueron exterminados la práctica totalidad de los judíos cordobeses. Los que no fueron asesinados fueron obligados a la conversión.
La judería de Córdoba no sufrió daños irreparables, aunque fue cristianizada de inmediato, apoderándose los cristianos de las viviendas y de los bienes de sus víctimas. La sinagoga, recientemente construida entonces, se transformó en Iglesia.

calle de la antigua judería de Córdoba

En 1391 antes de la revuelta, había alrededor de 250.000 judios en España. Un siglo más tarde en la época de la expulsión de los Reyes Católicos quedaban según distintas fuentes menos de 100.000, en torno al 4% de la población.
Las juderías segovianas eran trece, siendo las más importantes las de Ayllón, Coca, Cuéllar, Fuentidueña, Pedraza y Segovia que se las consideraba aljamas. Se repartían en las orillas o proximidades de cuatro ríos: el Riaza (Maderuelo, Languilla, Ayllón y Riaza), el Duratón (Laguna de Contreras, Fuentidueña y Sepúlveda), el Cega (Cuéllar, Turégano y Pedraza) y el Eresma (Coca y Segovia).

El ataque a la judería de Sepúlveda.
Las juderías como la de Sepúlveda en el siglo XV debieron de contener a unas pocas familias, quizás no más de veinte o treinta. Estaban cercadas por murallas con muy pocas puertas, que se cerraban después del Ave María (al ponerse el sol). Los hebreos podían salir de la judería los días laborables, pero debían permanecer encerrados los domingos y los días de fiestas religiosas. Debían llevar una señal (una rodela roja) para poder ser reconocidos, no podían realizar matrimonios mixtos, no podían ejercer la medicina y les era prohibido reunirse en las Sinagogas.

situacion del barrio judio de Sepúlveda
Aún cumpliendo estas reglas, los judíos ya no estaban a salvo del odio popular. Los reyes, en el caos existente en la época de los Trastamara no pudieron hacer cumplir las leyes que les protegían, y además parte de la nobleza exacerbaba el sentimiento antijudio del pueblo de forma demagógica para su propio provecho.  
Fue entonces, en 1.468,  cuando surgió la historia del “niño de Sepúlveda”
“Por este tiempo en nuestra villa de Sepúlveda los judíos, movidos por Salomón Pichón, rabí de su sinagoga, hurtaron por la Semana Santa un niño, y executando en él cuantas afrentas y crueldades sus mayores (hicieron) en el Redentor del mundo, acabaron aquella inocente vida: increíble obstinación y naçión incorregible á tantos castigos del cielo y de la tierra.”
En España se difundieron 2 historias más sobre niños raptados, en la misma época. Y varias más en el resto de Europa, con toda probabilidad inventadas en el ambiente de acoso que existía
Al conocer la noticia, el obispo de Segovia, judío converso él mismo y por intereses políticos personales en las luchas que existían entre Enrique IV e Isabel I, tomo el asunto como propio y montó un juicio de carácter propagandístico.
“ Esta culpa, pues, .. se derramó y llego á noticia de nuestro obispo D. Juan Arias de Ávila, que como juez superior entonces de las causas de la fe, procedió en ésta; y averiguado el delito, mandó traher á nuestra ciudad diez y seis judíos de los más culpables. Algunos acabaron en el fuego; y los restantes arrastrados fueron ahorcados en la parte de la dehesa que hoi ocupa el monasterio de San Antonio el Real. Entre ellos, un moço con muestras de arrepentimiento pidió el Bautismo, y con muchos ruegos la vida para hacer penitençia, entrándose á servir en cierto monasterio de la ciudad. Todo lo alcançó, y todo lo dexó: publicándose por cierto que, apóstata de uno i otro, se huió dentro de pocos dias.”
Los habitantes cristianos de Sepúlveda no se conformaron con esta sentencia del obispo, y fue cuando asaltaron la judería y expulsaron a sus habitantes  de la Villa.
“Mejor lo advirtieron los de Sepúlveda que, mal seguros de los que allá quedaran, mataron algunos forçando á los restantes á salir de aquella tierra…”,

Hoy,  lo único que permanece del barrio judío de Sepúlveda es la antigua puerta del muro que lo rodeaba, los arcos que llaman de “la Judería”, en el barrio de Santiago.


cartel en el arco de la judería de Sepúlveda
En esos años en España (s. XV), se pasó de un enfrentamiento de carácter religioso (antijudío), a un enfrentamiento total, racial o étnico (antisemita), Es decir,  ya no bastaba con que un judío se convirtiera para ser considerado cristiano. La “perfidia” residía en la propia raza judía y por ello el judío converso también era sospechoso.  De hecho había  conversos que ”judaizaban” es decir que en secreto seguían practicando el judaismo. A estos falsos conversos se les llamaba “marranos”
Los judíos conversos y sus descendientes eran llamados “cristianos nuevos”, siempre bajo sospecha y con  menor prestigio social que los “cristianos viejos”. Se suponía que las clases populares eran todos cristianos viejos. 

judeoconversos bautizándose
Para el ingreso en muchas instituciones y profesiones se exigía un estatuto de limpieza de sangre (gobiernos municipales, gremios, órdenes religiosas y miliares, etc.). Para ello se hacia una averiguación de limpieza de sangre. Uno era apto con que hubieran sido cristianos viejos hasta sus cuatro abuelos.

La expulsion de los Judios y la Inquisición
Los judios apoyaron al bando de los Reyes Católicos en la guerra contra Juana la Beltraneja al considerar que les darían más seguridad. Los Reyes efectivamente, instauraron finalmente el orden y pactaron con los judíos, les permitieron vivir con seguridad y el Consejo Real frecuentemente atendió con justicia las reclamaciones de los judíos ante el abuso y acoso a que eran sometidos de continuo por los concejos de las ciudades.
Sin embargo en esa época la tendencia “moderna” en Europa y en el Islam era conseguir estados confesionales unificados, Religión y Estado como un ente único. Isabel y Fernando deseaban igualmente que se convirtieran los judios, por un lado presionándoles dentro del orden establecido y por otro persiguiendo implacablemente a los conversos que judaizaban.
Pero los judíos supervivientes de las grandes matanzas de 1.391, reaccionaron a su vez reafirmándose en sus creencias, abandonaron el lujo de otras épocas y se hicieron si cabe, más austeros y militantes. Muchos de los convertidos a la fuerza volvieron al judaísmo, e Intentaron instalarse en villas de señorío, donde el pueblo tenía menor libertad de acción contra ellos.  

toque del shofar en el año nuevo judio
Los concejos y  de las villas y ciudades de realengo y las clases populares, entonces, entraron en una dinámica de acoso y extorsión sin precedentes, buscando cualquier resquicio en las leyes reales para humillar y dificultar la vida de los judíos, y por lo tanto colaboraron muy activamente con la recién creada Inquisición.
La Inquisición como medio para combatir la herejía era una institución antigua de la Iglesia. Se estableció en 1184 en Francia, como un instrumento para acabar con la herejía de los cátaros del Sur de Francia. Era independiente de los reyes y sólo examinaba asuntos de herejía.  Fue el embrión del que nacería el Tribunal de la Santa Inquisición y del Santo Oficio.
La Inquisición Real fue creada en la Corona de Castilla en 1478 por una bula del papa Sixto IV con la finalidad de combatir las prácticas judaizantes de los judeoconversos de Sevilla. Pero a diferencia de la Inquisición medieval, Los Reyes Católicos la hicieron depender directamente de la monarquía española, lo cual traería graves consecuencias. En 1483, la Inquisición se extendió a los reinos de la Corona de Aragón, y más adelante a los territorios de América. Se nombró Inquisidor General al dominico Tomás de Torquemada.

sello de la Inquisición
Las causas de que se creara la Inquisición española,  fueron,  imponer la unidad religiosa en el reino, controlar a la influyente minoría judeoconversa y obtener recursos económicos, ya que las sentencias obligaban a que los bienes de los condenados pasasen a la corona. 
Entre 1480 y 1530 fueron ejecutadas unas 2.000 personas en los llamados "autos de fe", en su mayoría conversos de origen judío que habían judaizado. Los judíos creyentes no eran competencia de la Inquisición. Sin embargo se llegó a la conclusión de que eran ellos, los judios creyentes,  los que con su ejemplo, incitaban a los conversos a judaizar.

ceremonia secreta judia


auto de fe

Esta fue la principal razón dada para que Los Reyes Católicos decretaran primero (1480) la separación estricta entre judios y cristianos en barrios diferentes, y al no dar resultado decretaran en 1492 la expulsión de los judíos que no optaran por  convertirse al cristianismo. Se les daban cuatro meses de plazo para abandonar el territorio y podían llevarse sus bienes aunque no metales preciosos. Podían regresar si se convertían.
…Sepades e saber debedes que porque Nos fuimos informados que hay en nuestros reinos algunos malos cristianos que judaizaban de nuestra Sancta Fe Católica, de lo cual era mucha culpa la comunicación de los judíos con los cristianos , en las Cortes de Toledo de 1.480 mandamos apartar los judíos en todas las ciudades, villas y lugares de nuestros reinos, dándoles juderías y lugares apartados donde vivieran juntos en su pecado, pensando que se remorderían; e otrossi  ovimos procurado que se ficiese Inquisición,.. Y consta ser tanto el daño que se sigue a los cristianos de la comunicación con los judíos, los cuales se jactan de subvertir la fe católica , que los llevan a su dañada creencia. . . procurando de circuncidar a sus hijos, dándoles libros para escribir y leer las historias de su ley… Por ende, Nos, en concejo e parescer de algunos prelados, e grandes e caballeros, e de otras personas de ciencia e de conciencia, aviendo  avido sobrello mucha deliberación, acordamos de mandar salir a todos los judíos de nuestros reinos, que jamás tornen; e sobrello mandamos dar esta carta por la cual mandamos. . . que fasta el fin del mes de julio que viene salgan todos con sus fijos, de cualquier edad que sean, e non osen tornar…. . bajo pena de muerte (Edicto de expulsión de los judíos por los Reyes Católicos, marzo de 1.492).

Una delegación de judíos, encabezada por Isaac Abravanel, el banquero de la reina en la Guerra de Granada, ofreció una alta compensación económica a los Reyes a cambio de la revocación del Decreto. Al parecer los Reyes rechazaron la oferta por presiones del Inquisidor General..

Delegado judio ante los Reyes Católicos
Según estimaciones recientes, de los 80. 000 judíos existentes en España en la época, la mitad se convirtió al cristianismo para evitar el Edicto, por lo que unos 40.000 salieron del país expulsados. Aumentó así por tanto la cifra de judeoconversos españoles.
Los judíos expulsados, muchos de ellos en buena posición económica, emigraron principalmente a Portugal (de donde serían expulsados en 1497) y al norte de África. Más adelante, los descendientes de los judíos de España, establecerían florecientes comunidades en muchas ciudades de Europa, como Ámsterdam, y el Norte de África, y, sobre todo, en el Imperio Turco. Los sefardíes han conservado desde entonces su idioma, el ladino, un dialecto del castellano.

diáspora sefardí
Tras la expulsión, la Inquisición prosiguió su tarea represora de cualquier desviación religiosa, moral  o de pensamiento. No solo contra los judeoconversos, sino contra cristianos viejos, moriscos o incluso contra el clero, al que vigilaban estrechamente. Sobre el total de 49.092 procesados en el período de 1560 a 1700,  fueron juzgados los siguientes delitos: judaizantes (5.007); moriscos (11.311); luteranos (3.499); secta de los alumbrados (149); supersticiones, brujería etc (3.750); proposiciones heréticas (14.319); bigamia (no existía el divorcio) (2.790); solicitaciones (1.241); ofensas al Santo Oficio (3.954); varios (2.575).

penitenciados por la Inquisición. Goya.

La Inquisición era un poder autónomo y un sistema terrorífico.
El detenido podía pasarse hasta dos años en prisión preventiva sin saber el motivo, esperando juicio. Sus bienes eran confiscados. Sus allegados no recibían ninguna información. En el interrogatorio, el Inquisidor le pedía simplemente que confesara, sin informarle de qué se le acusaba y con la amenaza de tortura. Se anotaba minuciosamente todo lo que decía. El reo buscaba desesperadamente en su comportamiento pasado y se autoacusaba  o delataba a otros, esperando recibir clemencia. La tortura se aplicó pero no de forma generalizada.

Se alentaba la delación en la población y cualquiera podía denunciar de forma anónima. Se estimulaba el miedo y la desconfianza entre vecinos, e incluso no eran raras las denuncias entre familiares.

interrogatorio de la Inquisición

Otro aspecto de la Inquisición fue la censura. Elaboraron índices de libros prohibidos, sobre todo religiosos de uso común en Europa, cuya lectura implicaba herejía en la rancia mentalidad de los inquisidores.  Prohibieron algunos títulos de los escritores del Siglo de Oro o Incluso de alguna personalidad declarada después santo por la Iglesia católica. Algún autor acabó en prisión como Fray Luis de León. Pero eso no impidió el florecimiento de la Literatura. Según algunos no hubo un control tan rígido como a veces se ha presentado.



Quema de  libros prohibidos
Lo que sí parece cierto es que la corrupción caló en la Inquisición, dándose casos de  utilización de la Inquisición por parte los poderes del estado en conspiraciones para deshacerse de sus enemigos. 

Declive y consecuencias de la Inquisición
Tras las devastadoras guerras de religión europeas cambió la tendencia y sobre mediados del XVII se concluyó en los países de Europa que el estado no debía inmiscuirse en la religión de los súbditos. El mismo Conde Duque de Olivares, valido de Felipe IV en 1640 pidió al rey el regreso de los judíos a España, como medio de mejorar la economía del país. Su petición fue denegada a instancias de la Inquisición.

Penitenciado con el Sambenito.
Túnica con la que debia ir durante un tiempo en casos leves.

A partir de 1.700, la actividad de la Inquisición fue decayendo. En España, se extendieron  las ideas liberales de la Ilustración de modo que a partir de 1.750, la actividad de  la Inquisición fue residual, incapaz de contener la información que llegaba del exterior y las nuevas ideas. La Inquisición fue suprimida por los franceses en 1.808, aunque no se abolió oficialmente hasta  1.834 por la regente María Cristina. Entre 1865 y 1869, se eliminaron además los estatutos de limpieza de sangre y se reconoció la libertad de culto en España.
A excepción de los primeros 10 años de la Inquisición (en la época de los Reyes Católicos), en los que unas 2.000 personas fueron ejecutadas, el numero de víctimas fue inferior al habido durante las persecuciones religiosas de otros países similares de Europa como Francia, Inglaterra o Alemania. En los siguientes 150 años (entre 1.550 y 1.700) el  número de ejecutados por la Inquisición,  fue de menos de 1000 personas.

expulsiones de los judios en Europa

Sin embargo, aunque las victimas relativamente no fueron muchas,  la Inquisición, fue un pesado lastre para España, Los Reyes Católicos impusieron al Papa que la Inquisición fuera una estructura del Estado y no de la Iglesia, con lo cual se convirtió en un poder paralelo, que ningún monarca se atrevió a erradicar en los siglos sucesivos. Su larga permanencia, sus métodos policiales siniestros, la censura,  etc. sembraron el temor en la sociedad, y  condicionaron la libertad de pensamiento y quizás el avance científico, con la consiguiente influencia en el atraso del país.

Otra consecuencia derivada en parte de la larga permanencia de la Inquisición fue el anticlericalismo que arraigó en los liberales del siglo XIX,  al asociar a toda la Iglesia española con el carácter represivo de la Inquisición y con el atraso del país, lo que solo en parte era cierto. Este sentimiento anticlerical se radicalizó a comienzos del siglo XX al asumirlo en su ideario otros partidos de corte revolucionario.

caricatura anticlerical publicada en la revista La Flaca en 1869
Además, parte de los pensadores burgueses posteriores a la crisis de 1898, también contribuyeron, no solo a la asociación clero-represión-atraso sino a rechazar el pasado en general, renegando radicalmente de las tradiciones y de la Historia propia y proponiendo como alternativa la reinvención y el hacer tabla rasa del país. Todo ello tuvo consecuencias.

John Foxe, autor d "El libro de los Mártires 1.554.
Obra de gran éxito popular en Ingalterra y Alemania,
típica de la Leyenda Negra sobre la Inquisición Española.
En la imagen de la Inquisición encontraron los países rivales uno de los principales argumentos de la Leyenda Negra contra España. Así aparecieron libros de carácter propagandístico muy populares entre la población de  Flandes , Inglaterra, Francia y Alemania  en la época de Carlos I y Felipe II, en los que se exageraban las torturas de la Inquisición,  el genocidio y crímenes masivos, causa de que la población española fuera dócil,  atrasada y embrutecida.  En el mismo sentido aparecieron a mediados del XVII, en el debate de la aceptación en Europa de la libertad religiosa, y posteriormente con los autores franceses de la Ilustración e incluso en Estados Unidos durante la Guerra de Cuba en 1898. 

Realmente la Leyenda Negra basada en la Inquisición y otros sucesos ha tenido éxito hasta la actualidad, incluso en España. A esto se ha unido la traumática historia española del siglo XX. El resultado es que se puede apreciar hoy en parte de la población un cierto desdén y rechazo al mirar al pasado, y quizás por ello indiferencia y hastío al vigilar y defender lo propio.
Probablemente es lo que ha llevado a sectores de ciudadanos españoles a desmarcarse de su propio país o a anteponer el sectarismo a la conciencia unitaria. Una consecuencia final de esta desunión cívica, ha sido transigir pasivamente ante el mal gobierno de los “representantes” políticos. Desde el exterior la inestabilidad es contemplada con aprensión, efectivamente la situación en España en este sentido es diferente. Única e impensable en los demás países desarrollados.
Los judios a partir del s. XX
Volviendo a los judíos, En 1924 el Directorio de Miguel Primo de Rivera otorgó la nacionalidad española a los sefardíes. En virtud de ello, en 1.944 el diplomático de la embajada de España en Hungría, Ángel Sanz Briz, pudo salvar de los nazis a unos 5.000 judíos, proporcionándoles pasaportes oficiales españoles.


Ángel Sanz Briz

Se le conoce popularmente como el "Schindler" español y, aunque su caso no sea tan famoso, Sanz Briz salvó a muchos más judíos que Schindler. Dado que era el representante del régimen de Franco en Hungría, Huyó de Budapest en 1945 poco antes de la entrada del ejército soviético, y tras la guerra, Sanz Briz tuvo un brillante carrera diplomática en el extranjero hasta 1.980. En 1991, fue reconocido por el Estado de Israel por ello. A parte de Briz,  hubo varios diplomáticos españoles más que hicieron lo mismo, sobre todo en ayuda de los judíos franceses.

documentacion legal española proporcionada por Briz a
una familia  judia de 3 miembros de Hungría en 1944
La mayoria no eran sefardies.

Actualmente hay unos 15 millones de judíos en el mundo, de ellos 5,5 en Israel (país creado en Palestina en 1948), 5,3 en USA (casi la mitad en Nueva York), 2 en Europa (300.000 de ellos en París) y el resto repartido en 130 países. Suponen el 0,2 % de la población mundial.

poblacion judia en Europa. Actual

poblacion judia en Europa en 1.933

En el imperio romano los judios eran el 10% de la población, y según estudios históricos y demográficos (James Carroll) si no hubieran sufrido las persecuciones deberían ser actualmente unos 200 millones las personas de religión judía.
En la actualidad hay 179 judíos galardonados con el premio Nobel (el 22% de los Premios Nobel concedidos)

En  España la comunidad judía está formada por unas 40.000 personas. Los judíos españoles mantienen escuelas dominicales en todas las comunidades, así como colegios específicos para enseñanza infantil, primaria y secundaria en Madrid, Barcelona y Melilla.

judios celebrando la Pascua

Existen más de 30 sinagogas en España, algunas con capacidad de hasta 800 personas. Cementerios judíos existen en Madrid, Barcelona, Sevilla, Málaga, Melilla, Ceuta, Palma de Mallorca, Benidorm y La Línea de la Concepción.


Moises de León. Rabino y filosofo castellano,1.240
 autor del Zohar, el libro central de los cabalistas
En España no hay un sentimiento antisemita excesivo. Alrededor del 30% de la población siente rechazo a los judíos en una encuesta de 2.009. Probablemente más a causa de la política exterior israelí que por motivos religiosos.


11 comentarios:

  1. Muchas gracias Miguel Angel!!! Realmente interesante :-)

    ResponderEliminar
  2. Gracias de nuevo por tus relatos. Son realmente interesantes, porque nos permite conocer y reflexionar sobre nuestra historia y conocer hechos que sucedieron en nuestros pueblos.

    Para continuar el debate que se abrió con la entrada de Isabel I de Castilla, permitemé hacer algunos comentarios:

    - Creo que la asociación iglesia-estado en España evolucionó a un nivel superior en la época de los Reyes Catóticos, utilizando la Inquisición como un método de coacción del estado para mantener la unidad del reino recién formado para consolidarlo. Se convirtió desde entonces en una herramienta vital de la Corona para mantener la unidad nacional, no solo en la península, si no en todas las colonias posteriormente. Por ejemplo, en lugares como Catagena de Indias, en Colombia, existe un tremendo museo de la Inquisición donde narran como los gritos de los torturados durante más de 200 años se podían escuchar por todo el centro de la ciudad. De hecho, cuando declararon la independencia (1811, fue la primera colonia en hacerlo), la turba asaltó el edificio de la Inquisición como primer acto de rebeldía contra el estado español. Pienso que no se puede negar este aspecto, aunque no dudo sobre la campaña protestante sobre la leyenda negra contra el modelo católico-imperial español que durante un tiempo intentó imponer España como primera potencia mundial.

    - La religión judía es en si misma un herramienta de supervivencia (como todas) de la que es, probablemente, la cultura viva más antigua de la tierra. Su forma de transmitir la cultura y de preparar a los suyos ha demostrado a lo largo de sus 5000 años de historia una eficacia indiscutible. Su disciplina, capacidad de trabajo y apoyo mutuo, les ha llevado siempre a progresar más y más rápido que cualquiera de los pueblos con los que han convivido. Esto ha generado envidias feroces que ha predispuesto al las masas contra ellos.

    - Teniendo en cuenta que la iglesia católica consideraba parte de la actividad económica como pecado. Dice la Wikipedia:

    Ha sido principalmente la Iglesia Católica la que ha condenado el cobro de intereses, censurándolo con el nombre de "usura". San Buenaventura decía que con el cobro de intereses se vendía el tiempo. Para algunos de los escolásticos del Siglo de oro español, usura es el precio cobrado en cualquier préstamo, ya que entendían que el dinero no era productivo y de acuerdo con esta interpretación, todos los bancos practicaban la usura.

    ...continúa...

    ResponderEliminar
  3. ---continúa...

    Dentro de ese modelo católico-imperialista que intentó extender la Corona española por el mundo desde que se convirtió en potencia, la forma de vida de los judíos era un enemigo a batir, al igual que sucedió más tarde con la ética protestante, con sus ideas del culto al trabajo y a la generación de riqueza. De hecho, la Corona dedicó todos los esfuerzos en luchar contra la ética protestante, arruinando sucesivas veces al país declarando las numerosas quiebras que ha sufrido España en su historia. Al final, el modelo español fue derrotado por el modelo calvinista que propició las revoluciones industriales y que continúa vigente en la actualidad.

    - La campaña anti-judía en España fue diseñada con alevosía, intentando "matar" vairos pájaros de un tiro: unidad religiosa-nacional, expropiación de bienes para financiar la campaña de Granada y populismo político que se "ganaba" el corazón del pueblo cristiano.

    - Para más inri, la propia Corona no pudo prescindir nunca de la financiación de los banqueros judíos, a los que, por supuesto, les pagaba intereses aunque estaba prohibido por la iglesia, que en general, estaba en contra del libre mercado y apostaba por una economía intervenida y planificada. Cada suspensión de pagos de España, con sus quitas (en tiempos de Carlos I se comenzó a llamarlo "suspensión de asientos"), era seguida por una negociación más dura con los banqueros judíos, que buscaban resarcirse de unos españoles a los que consideraban arrogantes y poco trabajadores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus comentarios. Te contesto con unas notas:.
      En la Europa del siglo XVI y XVII se dieron en Europa una serie interminable y devastadora de guerras de religión, España intervino en algunas de ellas defendiendo sus intereses, que eran importantes dada la magnitud de sus posesiones en Europa. Viendo los procesos se concluye que no se trataba de que España quisiera imponer el catolicismo en Europa..
      Respecto a la tolerancia religiosa. Por poner sólo des ejemplos cercanos
      Francia durante todo el siglo XVI mantuvo además sus guerras de religión internas entre católicos y protestantes, los sucesivos reyes prohibieron el protestantismo, a resultas del cual emigraron a Inglaterra o sus colonias cerca de 200.000 protestantes. No se declaró en Francia libertad de culto hasta la Revolución de 1.789.
      En Inglaterra podríamos decir lo mismo. Tras dos siglos de lucha se instauró la monarquía parlamentaria inglesa en 1.688, pero la religión católica quedó prohibida y se toleró a la protestante. Hubo disturbios anticatólicos hasta el siglo XIX.
      Respecto a las expulsiones de los Judios en Europa en la Edad Media y Moderna, No fue un tema exclusivo de España, sino una tendencia Europea que duraría hasta el siglo XVIII. No hay que olvidar que gran parte de la persecución antijudia derivó del odio popular, a veces manejado por el estado y por la iglesia, y a veces no. Creo que la iglesia de Roma no se distinguió especialmente en la persecución de los judíos, es mas en los primeros tiempos los protegió.
      Hasta el siglo XV incluido, el préstamo con interés no solo estaba mal visto entre los cristianos en España sino en toda Europa.
      Estoy de acuerdo entre la diferencia respecto a la visión del trabajo-comercio-capitalismo en general de católicos y protestantes, Max Weber (1864-1920), señala la relación calvinismo-capitalismo
      “En qué medida, entonces, el calvinismo y el puritanismo coadyuvaron al nacimiento del moderno capitalismo europeo? Pues en la medida en que la idea de predestinación -que es central en estas confesiones religiosas- hizo que la organización racional del trabajo fuera vista como un orden que había que instaurar en la Tierra, como una misión sagrada que había que cumplir; en la medida en que su ascetismo característico se opuso al goce despreocupado de la riqueza e instó a romper las cadenas del afán de lucro..., que no sólo lo legalizaba, sino que lo consideraba como precepto divino. el ascetismo laico del protestantismo sancionó éticamente el trabajo incesante como medio ascético superior. Y al hacerlo así, constituyó la más poderosa palanca de expansión de la concepción de la vida que hemos llamado "espíritu del capitalismo".
      Esta visión es la que permitió efectivamente que el modelo del Norte de Europa se impusiera. También supuso el desarrollo del modelo del colonialismo como explotación sin ningún escrúpulo en las colonias por ejemplo del imperio inglés, que en el siglo XIX abarcó 1/3 de la superficie del planeta. Con dominación racial absoluta del hombre blanco, el comercio de esclavos, etc. Los españoles en ese sentido fueron más anárquicos, su explotación fue “deficiente”, en general se mezclaron con la población sudamericana (indios y esclavos negros), y de hecho fue la burguesía mestiza la que logró la independencia de América Latina. Nada de hombres blancos.
      Respecto a la Inquisicion en América del Sur, al parecer las torturas y ejecuciones no fueron tantas, ni mucho menos. Fue más relajada que en España. La Inquisición se veía más como un poder prepotente del estado. Otra cosa es la mitificación demagógica que se ha hecho posteriormente, solo hay que oír a Chavez por ejemplo.

      Eliminar
    2. La Inquisicion tenía su función que inicialmente fue perseguir a los judaizantes, posteriormente amplio su ámbito a otros colectivos pero siempre en el aspecto religioso o “moral”. La Inquisición no entraba en temas políticos o “subversivos” de la unidad nacional o de las posesiones de America del Sur. Para eso se bastaba el Estado. En España no hubo tendencia contra la unidad nacional hasta las revueltas separatistas hasta 1.640 en la que se separó Portugal y hubo una rebelión en Cataluña y en las posesiones de Italia.

      Eliminar
    3. Está claro el contexto europeo del momento, sobre la persecución de los judíos, que de hecho comenzó en otros países antes que en España, así como, la consideración de los intereses de los préstamos como usura. Pero creo que la Corona. de España si intentó expandir su modelo católico-imperial por el resto de Europa y del mundo.

      Sobre el papel de la Inquisición como arma del estado, recurro también a una definición de estado que hacía Max Weber: “El Estado es la coacción legítima y específica. Es la fuerza bruta legitimada como "última ratio", que mantiene el monopolio de la violencia“. No se me ocurre nada más preciso para definir lo que significó la Inquisición.

      Abrazos !

      Eliminar
  4. Supongo que Weber se refiere aquí a cualquier pais, no solo a España. Es lo que vemos y vivimos todos los dias. Cualquier Estado puede monopolizar la violencia impunemente.
    La Inquisicion precisamente fue en España una institucion estatal, aunque fuera ejecutada por frailes dominicos, estos eran funcionarios de la Monarquía y trabajaban al margen de la Iglesia de Roma. De hecho en su fundacion inicialmente el papa se negó a perder el control sobre la Inquisición, pero los Reyes Católicos se impusieron.
    Mucha gente sigue confundiendo a la Inquisicion con la Iglesia católica.
    El problema de España en el XVI y XVII en mi opinion es que intentó hacer sustancialmente lo que los demás (Francia, Inglaterra, Turquía, Alemania etc.) pero por un lado sin medios suficientes para defender sus extensos territorios europeas frente a unos enemigos ricos y por otro con una diplomacia deficiente lo que le empujó a guerras incesantes en vez de buscar acuerdos y alianzas. El resultado fue el colapso económico. Y la sustitucion del imperio español por el Inglés a escala mundial. Aún en la ruina de España, durante el siglo XVIII pudo mantener el monopolio comercial con America Central y del Sur cortando los intentos de los ingleses por conseguirlo (Blas de lezo, El Glorioso, Marques de la Ensenada etc.)

    ResponderEliminar
  5. Si, la frase de Weber es referido al estado en general.

    Desde mi punto de vista el problema de España fue la Corona, sus intereses personales e ideológicos que primaron por encima de los intereses de los ciudadanos. Durante los siglos XVI y XVII, la capacidad de generación de capital de España era muy superior a la de cualquier país del mundo. Como detalle, hay que destacar que un tercio de todo el oro existente en el mundo (en cifras actuales) pasaron por Portobelo, Panama, para viajar con la Flota de Galeones a Sevilla.

    El colapso económico fue la mala administración de esa masa ingente de capital, despilfarrada en guerras promovidas por la asociación Corona-Papa.

    Si es destacable la bravura de los militares españoles luchando contra los ingleses, que muchas veces, en inferioridad de condiciones, resultaron vencedores. Destacable es también, como España condenaba al olvido a sus héroes (p.e.: Blas de Lezo)

    Creo que tenemos debate para tiempo...

    ResponderEliminar
  6. de esa época es una historia real aunque no lo parezca, que es el viaje llamado "la Carrera del Glorioso" http://es.wikipedia.org/wiki/Carrera_del_Glorioso

    ResponderEliminar
  7. Los españoles no lograron conquistar ninguna de las grandes civilizaciones hasta que el sarampión empezara a hacer estragos; en efecto, los aztecas derrotaron a los españoles al principio. Si Europa no hubiera saqueado el oro de las civilizaciones azteca e inca, si no hubiera ocupado la tierra y se hubiera apropiado de los altamente productivos cultivos del Nuevo Mundo para explotarlos en sus granjas europeas, el crecimiento de la sociedad industrial en Europa habría sido mucho más lento. Karl Marx y Adam Smith señalaron que el influjo de riqueza desde las Américas hizo posible la Revolución Industrial y el inicio del capitalismo moderno. Fue la violación de las Américas, señala Wright, lo que desencadenó la orgía de la expansión europea. La Revolución Industrial también equipó a los europeos con sistemas avanzados de armamento, lo que hizo posible una mayor subyugación, saqueo y expansión.

    ResponderEliminar
  8. En mi opinion, n hay que olvidar igualmente la expansion británica en la India, Sureste Asiático, Australia, Oriente Medio, China etc. que aunque ya entrado el XIX, alimentó de forma decisiva el mercado necesario para la Revolucion Industrial. Probabemente la incidencia del llamado Imperio Británico durante siglo y medio fue lo que consolidó el capitalismo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario