La educación


Escuela antigua. 2010
La escolarización obligatoria de los niños era de los 6 a los 14 años, aunque había familias que no podían permitirse que sus hijos estuvieran tanto tiempo en la escuela, porque los necesitaban para las tareas del campo. Una sola maestra, que residía en el pueblo, se encargaba de la educación de todos los niños y niñas. Todos compartían una única clase donde la maestra tenía que ser capaz de seguir el plan de estudios adaptándose a cada edad. Muchos padres, ante la ausencia de otras posibilidades, intentaron que sus hijos estudiaran como seminaristas, y que una vez formados decidieran si tenían vocación o no. 

Don Jenaro con 4 niños de Vellosillo en el seminario de San Sebastian. 1934
Fue una excepción la familia que pudo asumir una educación más amplia para sus hijos. Se conservan todavía los libros con las listas de alumnos y las listas de asistencia a clase desde el año 1915, exceptuando los años de la guerra civil que se encargó de las clases el señor Cura.

Lista de clase de 1923
En 1.960 se construyó la escuela nueva y la casa de la maestra (actualmente en ruinas). La escuela nueva contaba con una gloria, un sistema de calefacción que dejaba un hueco bajo el suelo para poder introducir ascuas, tipo suelo radiante.

La generación de los descendientes de los primeros inmigrantes que fueron a la ciudad a partir de la guerra civil, recibió de forma amplia educación universitaria gracias al esfuerzo titánico de muchos de los padres que se arriesgaron a ir a prosperar a la ciudad, marcando un punto de inflexión en la preparación y, por lo tanto,  en las posibles alternativas a las que se pueden enfrentar en la vida. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario