La fabricación del pan


El grano cosechado, principalmente trigo, se almacenaba en las casas para poder obtener harina con la que se cocía el pan de hogaza en un sistema de producción comunitaria basado en una rotación, aproximadamente cada 15 días, por la que cada familia fabricaba pan por turnos para el resto del pueblo. La harina se limpiaba de salvado utilizando los ceazos que eran movidos durante horas en las varillas de la artesa, para separar el salvado del grano, operación de cerner el trigo. La masa se fabricaba con la harina cernida fermentándose en las artesas para introducirse en el horno de leña para su cocción.

El trigo se molía en Tanarro o Giriego, El grano limpio se llevaba en carros a los molinos impulsados por la fuerza del agua y se volvían a acarrear en los carros con la harina en bruto.


Horno de leña en Vellosillo. 2010

Palas de horno
En los hornos se introducía la masa fermentada con la pala del horno (redonda) y se sacaban una vez cocidos con la pala cuadrada. Las brasas se removían con el rastro. Se trataba de un pan mucho más resistente que los actuales, que se mantenían muchos días sin endurecerse. 

En los últimos años antes de la inmigración masiva, hubo una panadería en el pueblo, que cuando fue cerrada dio paso a la venta ambulante de pan por el panadero de Sepúlveda, como todavía sucede.


Rastro y pala de horno
Ceazos sobre artesa
Descripción detallada de la fabricación del pan en los pueblos de Castilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario