Eslizón tridáctilo ibérico (Chalcides striatus)




De cuerpo cilíndrico y alargado, cuello poco diferenciado, hocico redondeado y extremidades muy poco desarrolladas, con tan sólo tres dedos en cada una, podría ser confundido con una culebra. Es un eslizón grande pudiendo superar los 44 cm de longitud (hasta 21 cm cabeza y cuerpo). Las hembras son algo mayores que los machos y poseen una mayor separación entre los miembros delanteros y traseros que estos. Los ojos tienen párpados móviles, son capaces de cerrar los ojos (rasgo que les diferencia de las serpientes y les acerca a los lagartos).

Tiene un tímpano grande y visible y el cuerpo recubierto de escamas pequeñas, lisas, brillantes e iguales entre dorso y vientre, lo que le confiere un tacto muy agradable. Posee una coloración variable pardo-grisáceo o pardo-oliváceo con 9 líneas longitudinales oscuras (a veces 11 ó 13), cuando se ve en movimiento entre la hierba, tiene un aspecto oscuro. La zona ventral es más clara normalmente grisácea o blanquecina.

Los recién nacidos, son una réplica de los adultos de apenas 10 cm de longitud y menos de 1 gramo de peso. Juveniles y subadultos son muy similares a los adultos. 

El hábitat ideal del eslizón tridáctilo ibérico podríamos definirlo como un prado herbáceo espeso del pie de monte, fresco y húmedo durante la mayor parte del año, con orientación a solana, alguna roca de mediano tamaño y algún arroyo atravesándolo. También se encuentra en eriales, bordes de arroyos, puertos de montaña, zonas entre sembrados y trampales.

La bibliografía habla de un espacio vital de aproximadamente 15 m2 con desplazamientos diarios de entre 1 y 10 m  

Tiene hábitos diurnos, pero en los días calurosos del invierno sólo tiene actividad en las primeras y últimas horas del día. En los días frescos y a última y primera hora del día se mantiene bajo piedras medianas que se calientan rápido y mantienen el calor, mientras que en los días más calurosos está en muchas ocasiones semienterrado en la arena fresca o entre la vegetación de las zonas más húmedas como arroyos secos o pequeñas vaguadas).

Entre Octubre y últimos días de Febrero hiberna, normalmente en huras de animales o bajo enormes piedras. Entre abril y junio empieza la época de celo, en este momento suele haber peleas entre machos. Entre 2 y 3 meses después de las cópulas tienen lugar los partos. Es una especie ovovivípara que pare a sus crías vivas. Las hembras, que son reproductoras a partir de unos 13 cm de longitud cabeza-cuerpo (se calcula que unos 3 ó 4 años), suelen parir entre 1 y 12 crías, que a partir de ese momento son independientes. 

Su alimentación es carnívora y por lo que parece dependiente de la época del año, pero por lo general se alimentan de grillos, escarabajos, hormigas, moscas, orugas, arañas, babosas, etc, e incluso se habla de que la madre puede comer las crías que han nacido muertas o mueren durante el parto.

Tienen gran cantidad de depredadores y capacidad de autotomía (perdida de cola). Los depredadores son culebras bastardas, culebras lisas europea y meridional, lagarto ocelado , víbora hocicuda, aves como alcaudones, cernícalos, aguiluchos, águilas culebreras, cigüeñas, garzas y mamíferos como comadrejas, erizos, jabalís, turones, ginetas y zorros. 

Aunque la rumorología popular los acusa de ser terriblemente dañinos y venenosos: “si te pica el eslizón coge pala y azadón”, la realidad es que son absolutamente inofensivos, pudiendo morder al ser asido, algún ejemplar, con una mordedura que no es dolorosa ni causa herida. No son venenosos y son extraordinariamente ágiles en la huida, realizan movimientos muy violentos y ondulatorios del cuerpo, que hacen que se desplacen con gran habilidad entre la hierba o la arena y desaparezcan muy rápido entre esta, la vegetación o bajo piedras o troncos. Sin embargo, la especie tiene poco fondo y se puede comprobar que si se les sigue unos pocos metros sin perderles la pista, algo bastante difícil, terminan por pararse a descansar a los pocos segundos siendo entonces más fácil observarlos.

Es una especie que parece abundante, pero sin embargo, es muy frágil a la pérdida de hábitat y las quemas de rastrojos y bordes de carreteras y las poblaciones parecen, en algunas zonas, bastante fragmentadas.






2 comentarios:

  1. Estareis conmigo que el gallipato también mola mucho mas que este.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Llámenme suspicaz, pero para mi, el que dice que le mola el gallipato, va un poco de cachondeo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario