"Vacíos del pasado", por Gloria Rubio Largo


Vacíos del pasado” es un proyecto de intervención artística en espacios urbanos que están siendo abandonados, que hace un pequeño homenaje a los que se fueron. Se realiza de forma efímera en diferentes lugares que están en vías de abandono. Comenzó en el año 2013 y se llevará a cabo a largo plazo, creciendo poco a poco. Pretende ser un análisis de la sociedad de consumo y el desarrollo del hábitat, que propone para el hombre este modo de vida. Las imágenes producidas por la intervención tratan de reflexionar sobre un proceso que se sufre de forma global: el éxodo de las personas hacia las grandes ciudades. 

Puede haber una esperanza de marcha atrás en el abandono de estos lugares, o no, invito a reflexionar en estos lugares intervenidos, o en espacios expositivos a través de fotografías, vídeos y nuevos trabajos pictóricos. Quizá se pueden volver a habitar, a pensar, a utilizar, se abandonaron a mitad del siglo XX al emigrar nuestras gentes por la industrialización del campo y los nuevas necesidades de puestos de trabajo de las ciudades y con los nuevos tiempos de vida del siglo XXI se podría acercar personas que tengan nuevos modelos de vida si las nuevas tecnologías se acercan, quizá debemos reflexionar si los nuevos modos de vida en ciudades superpobladas, no sólo en nuestro país, sucede en todo el mundo, son modelos humanos de vida o debemos crear nuevos núcleos de población con medidas más humanas. 

Este proyecto se ha realizado en tres pueblos de la provincia de Soria, que sabe mucho de abandono, espero que pronto se pueda hacer en otros lugares olvidados.






Las tenadas para las ovejas




Taina, teina, tenada o tinada​ es una construcción arquitectónica característica de la sierra de Ayllón , y de otras sierras orientales del Sistema Central y de las provincias de Madrid y Soria, que sirve como parideras y como cobertizo o majada para recoger y guardar el ganado en las zonas de alta montaña. Son similares a otras construcciones ganaderas tradicionales del interior peninsular de España, como las tinadas o tenadas, las parideras, el chozón sabinero, las bordas o otros tipos de corrales.

Sobre el origen de las tainas existe cierta controversia, ya que se ha sugerido un posible origen céltico para este tipo de edificación. Si bien, otros autores sostienen un origen medieval, emparentándolos con los chozos que se extienden por la ribera del Guadalquivir y por la Cordillera Bética.

Este recurso arquitectónico rural es casi exclusivo del territorio de la raza ovina ojalada del sur de Segovia y Soria y norte de Madrid y Guadalajara, en especial en la zona de influencia de las sierras de Ayllón y Pela. 

Las tenadas son construcciones levantadas en las afueras del pueblo (términos comuneros), con la finalidad de encerrar el ganado lanar durante las noches, para protegerlas de las inclemencias del tiempo y de cualquier peligro para su integridad. En ellas se realizaban otras actividades, como el esquilado, la medicación o dar la píldora a las ovejas. El tener al ganado encerrado en las tenadas durante la noche, permitía poder recoger gran cantidad de basura de oveja, para usarla como abono. 

Estas construcciones son de planta rectangular, con muros de piedra de escasa altura, estructura a base de pórticos de madera y cubierta de teja árabe a dos aguas, con o sin mansarda. Poseen normalmente una puerta de madera, y no tienen ventanas. No comparten una orientación concreta. Están normalmente erigidas en terrenos llanos o de poca pendiente. El cálculo que se hacía era de unos 2 animales por metro cuadrado. 



La construcción

Muros

La planta suele ser rectangular formada por un muro de piedra, normalmente sin labrar, de 50 o 60 cm de ancho, sin aberturas exceptuando la puerta y su proyección hasta la cubierta, que normalmente se cubría con tablas, o simplemente se dejaba totalmente abierto. Las únicas piedras labradas corresponden a las esquinas y a las jambas de las puertas, y no en todos los casos. Se perciben dos modalidades de muro, uno que se levanta totalmente en seco y con la piedra en bruto y el segundo en que la piedra parece algo retocada y se utiliza barro como elemento de ligado entre ellas.

Las piedras empleadas son las propias del lugar donde esta la tenada, diferenciandose esta según el terreno. 

Parece ser que no se realizaba ningún tipo de cimentación, simplemente se desbrozaba el terreno de matorrales y se erigían los muros.

Estructura

La estructura que soporta la cubierta esta formada por unos pórticos transversales principales, de madera de roble, a base de pilares y vigas horizontales formando 3 naves longitudinales que se repiten 2 o 3 veces, separadas aproximadamente 4 metros. Con este tipo de estructura se consigue cubrir un ancho aproximado de 12 metros, que es el ancho promedio de todas las tenadas. Hay otra tipología que corresponde a tenadas más grandes, teniendo 5 naves en lugar de las 3 habituales, alcanzando unos 17 m de anchura. Esto se conseguía intercalando un pórtico longitudinal formado por pilares y vigas de madera en la estructura descrita anteriormente.

Los pilares se asientan sobre sillares de piedra que están apoyados en el terreno. La misión de estas piedras puede ser doble, por una parte evitar el contacto de la madera con la humedad del terreno y la basura de las ovejas y por otro lado a modo de pequeño cimiento que ayudaría a distribuir cargas en el terreno. Perpendicularmente a los pórticos principales se apoyan unas vigas de madera, sobre las que descansaran los cabrios que forman la cubierta. 

Estas vigas perpendiculares, se sitúan en cumbrera, sobre el eje de los pilares y sobre el muro longitudinal (cargadero). Los cabrios, de aproximadamente 12 cm de diámetro y separados unos 50 cm, se disponen perpendicularmente a las vigas descritas anteriormente, de cumbrera a alero, sirviendo de soporte a las costeras (tablas planas que se producen al escuadrar piezas de madera), que forman el propio plano de la cubierta. 

Los ensamblajes de los elementos de los pórticos principales, se realizan mediante mechas y encajes en los distintos elementos de madera. El resto de elementos de madera (cabrios y costeras), se sujetan con clavos de hierro .

En cuanto a la estructura de madera, también se pueden percibir dos variantes, que probablemente se deban al proceso constructivo con que se realizaron. La primera corresponde a la mayor parte de tenadas, que tienen el cargadero apoyado directamente sobre el muro de piedra, lo que parece indicar que se levanto primero el muro perimetral y posteriormente se realizo la estructura de madera. La segunda tipología corresponde a las que tienen pilares de madera auxiliares soportando el cargadero, lo cual puede indicar que en primer lugar se realizó toda la estructura de madera, y posteriormente se construyeron los muros de piedra. Así lo confirma el hecho de que estos pilares quedan en parte embebidos en el muro.

Originalmente toda la estructura era de roble, que es la madera originaria de la zona. Posteriormente se introdujo la utilización del pino para los cabrios y costeras. Actualmente se pueden encontrar mezcladas la utilización de roble, pino y chopo. 




Cubierta

Sobre el plano de la cubierta a dos aguas formado por las costeras, nos encontramos con un fino lecho formado por hojas de roble, o hojas de cachimonas (gamones), que es una planta que crece en abundancia en la zona y que tiene gran cantidad de hojarasca en su base. Este lecho vegetal podría ser para que sirviese de base y proporcionase un buen asiento a la teja árabe. 

La cubierta a dos aguas, en ocasiones se ve desfigurada por mansardas, usuales en las casas de hacinas. La teja esta colocada directamente sin amorterar ni clavar.

Características

Como en cualquier muestra de arquitectura popular, nos encontramos con la utilización de materiales autóctonos y con un nulo proceso de industrialización. 

El material empleado para ligar los muros de piedra, también varia según la zona, siendo barro o arena en zona de peñas. Así mismo el lecho vegetal que se utiliza bajo las tejas es de hojas de roble en zona de robles y de cachimonas o hierbas, en zonas donde no hay robles. Por tanto la adaptación al medio es total. No obstante los medios de transporte de los que se disponía en esos tiempos así lo obligaba. 

Otra constante que se daba en este tipo de construcciones era el reaprovechamiento de materiales. Rara es la tenada desaparecida o en ruinas, en la que podamos encontrar una teja. La estructura de madera también se sabe que normalmente se aprovechaba para otras construcciones, así como las piedras de los muros. 

Las soluciones constructivas son básicamente las mismas, observándose pequeñas variaciones de tamaño, de forma, de proporciones o de soluciones constructivas, adecuándose a las necesidades, o habilidades de las personas que las construían, que normalmente eran sus propietarios. 

En general podemos considerar que las tenadas son construcciones de poca solidez y quizá podríamos atrevernos a decir que de carácter "temporal". El carácter de eventualidad nos lo proporciona también el hecho de no poseer cimentaciones y el constante reaprovechamiento de materiales. 

La solución estructural de madera hay que reconocerle su belleza plástica, pero a la vez reprocharle su poca solidez. Esto viene confirmado por la gran cantidad de refuerzos que podemos ver en las tenadas que conocemos actualmente, en las que se les ha añadido un pilar adicional en el centro de la estructura para evitar su colapso. 

El hecho de abandonar casi definitivamente la ganadería ha llevado consigo la no utilización de las tenadas y consecuentemente la falta de mantenimiento de estas, lo que significa una rápida degradación y hundimiento de estas construcciones. 

Una característica común a muchas de las tenadas son las divisiones y subdivisiones que se aprecian a lo largo de la vida de estas. Lo apreciamos en primer lugar al leer la lista de propietarios, en la que aparecen varios nombres para una tenada. También lo vemos mas claramente en los croquis levantados en cada una de las tenadas. Y en algunas que actualmente forman otra vez una sola unidad, podemos observar dos puertas de acceso, lo que delata claramente su antigua división. Este hecho de la división y subdivisión no es mas que un reflejo del sistema hereditario, que fraccionaba continuamente el patrimonio familiar. No obstante hay que recordar la concentración parcelaria que vino a ordenar la atomización de las propiedades. 

Probablemente estas divisiones nos puedan dar una pista de cuales son las tenadas mas antiguas. Teóricamente a mas divisiones o subdivisiones significaría que se ha heredado mas veces, por lo tanto le supondría mas antigüedad.



Uso

Estos edificios son de planta cuadrada o rectangular, cuya superficie oscila entre los 200 y 300 metros cuadrados. La altura de sus paredes no supera los tres metros. El material de construcción es la piedra, aunque también se pueden ver adobes. El corral está dividido en dos partes principales: El casco y la tenada. El casco es la parte que no tiene cubierta, es, por así decirlo, el patio. La tenada está cubierta con un tejado cuyas aguas vierten al casco para que la paja se pudra mejor y se convierta en buen abono (xirle). La entrada del casco tiene puerta fija, no así la de la tenada. En la tenada se solía hacer un apartado para los carneros. Alrededor de las paredes interiores de la tenada, a unos 50 cm. de altura se ponen las comederas, utensilios, en forma de canaletas, hechos con tablas gruesas con una longitud de 3 a 4 metros. En ellas se deposita el pienso para las ovejas. En la tenada también hay un altillo donde se colocaba la alfalfa, la avena en rama o la leña.

De la viga del corral colgaban sogas para atar las berzas o la avena en rama a una altura prudencial para que alcanzaran sin dificultad los animales. Los corrales de campo albergaban las ovejas desde abril - mayo hasta finales de octubre; a partir de aquí, durante la "refriadera, o paridera", las ovejas venían a los corrales del casco urbano. Al llegar al pueblo, el pastor la iba separando y entregando a sus dueños, quienes las llevaban a sus corrales para volverla a entregar al pastor al día siguiente, si el tiempo lo permitía. 

Los corrales del campo solían ser propiedad de varios personas, por eso, a la hora de limpiar el corral y repartirse el estiércol, lo hacían en común y a partes iguales. Los corrales ubicados en el pueblo solían ser de propiedad individual. 




Fuentes:




Haciendo Hacenderas


"Haciendo Hacenderas”, Trabajo Colectivo e identidad en el medio rural, es un proyecto piloto realizado durante los meses de mayo, junio y julio de 2015 en los municipios de Chatun y San Martin y Mudrian, en Segovia.



Enlaces relacionados:





Creando emprendedores rurales desde la escuela (Prádena)




Durante varios meses estudiantes de 3º de Educación Secundaria Obligatoria del Centro Público de Educación Obligatoria 'La Sierra' en Prádena (Segovia), desarrollaron un proyecto pedagógico de Aprendizaje Servicio para la promoción y desarrollo turístico de su localidad y entorno.

Esta tarea pedagógica supuso, entre otras acciones, el diseño y desarrollo de una página web que denominaron: “Turismo de Prádena”.

Ensanchar la mirada y conectar a los estudiantes con su entorno encierra un valioso potencial educativo y motivador no suficientemente utilizado en las tareas de enseñanza y sin embargo otorga sentido al aprendizaje de muchos de los contenidos, habilidades, actitudes que configuran los currículos escolares.

El curso 2016/2017, es el segundo que Diego Sobrino, profesor de la especialidad de Geografía e historia, se hace cargo de la materia ‘Iniciación a la Actividad Emprendedora y Empresarial’, en el Centro de Educación Secundaria (CEO) ‘La Sierra’. Esta temática curricular de libre configuración autonómica permite una definición más abierta que es aprovechada por Diego para construir un escenario de aprendizaje más reflexivo y comprometido, con el que seguir investigando para mejorar el modo de trabajo docente.

A pesar de la escasez del tiempo asignado a esta materia en el horario general del curso, los contenidos que contempla permiten una organización curricular globalizada y formas de aprendizaje inspiradas en la resolución de problemas relacionados con situaciones emocionalmente próximas y relevantes. Estas ventajas suponen una oportunidad para la formación de una ciudadanía crítica y comprometida con su entorno.




Manifiesto por la reactivación del mundo rural (Asociación de Amigos de la Celtiberia)




Exigimos medidas de urgencia para sacar de la UVI a la despoblada, envejecida y marginada España Rural Interior

La situación es ya insostenible. A comienzos del siglo XXI los desequilibrios entre la España periférica y urbana y la España Rural Interior -que abarca vastos territorios despoblados sobre todo en las provincias interiores- no hacen sino acentuarse. La primera es rica, poblada y en progresión, pero con déficit de recursos hídricos, alimentarios, energéticos e incluso de sostenibilidad de territorio; la segunda tiene estos recursos pero languidece en una caída demográfica irreversible, como ponen de relieve algunos datos:
  • La densidad de población de más de un 13% del territorio español se sitúa en el umbral del desierto demográfico, y algunos no llegan a los 2 habitantes por kilómetro cuadrado, una cifra sólo comparable con Laponia o Siberia.
  • En las últimas décadas, 22 provincias españolas han sufrido una fuerte pérdida de población rural y en los próximos quince años muchas de ellas todavía perderán casi el 20% de su población actual.
  • España corre el riesgo de perder en menos de diez años una superficie de producción agroalimentaria equivalente a la mitad de un país como Bélgica por el abandono de las tierras.
La despoblación de buena parte de la España Rural Interior, unida al envejecimiento compone un cuadro descorazonador al que se suma el déficit de infraestructuras y de servicios que hipotecan para siempre su desarrollo y condenan a sus resistentes pobladores a la agonía silenciosa o la emigración. La situación representa, además, un problema ecológico de primer orden que se traduce en fenómenos como la creciente recurrencia y virulencia de los incendios forestales (consecuencia de la deficiente política en este sector); esta situación activa, además, desde el punto de vista del interés nacional, una peligrosa vulnerabilidad en sectores estratégicos como la producción de alimentos o de energía, por no hablar de la cada vez más débil conservación del territorio en sus aspectos de proveedor de recursos esenciales como el aire y el agua de calidad.

Ante esta situación de extrema gravedad de una buena parte del territorio nacional, es urgente declararla una cuestión de Estado e implementar medidas con celeridad en todos los frentes: legislativo, administrativo, económico, social y cultural. En los últimos tiempos todo el mundo parece rasgarse las vestiduras ante esta problemática rural, sucediéndose declaraciones, propósitos y promesas. Palabras que nos son nuevas, inflación verbal que puede rastrearse en las hemerotecas de las dos últimas décadas.

Para que todo este movimiento no quede, una vez más, en gestos inocuos, se requiere un diagnóstico certero seguido de las soluciones oportunas y cada vez más urgentes.

Las causas del declive acelerado de la España Rural Interior no son consecuencia de inexorables fuerzas o del destino: son causas políticas y están identificadas a partir del éxodo rural iniciado a finales de los años cincuenta y sostenido en el régimen democrático. Fue el Estado franquista quien propició una serie de políticas desequilibradoras en beneficio de la España urbana y de la periferia sacrificando el interior rural, condenándolo al estancamiento y vampirizando su recurso más valioso: su gente. Las administraciones democráticas –estatal, autonómica, provincial y local- tampoco han hecho lo suficiente para paliar esa tendencia que, en algunos casos, se ha acentuado incluso. Entre los intentos más logrados por solventar el problema está la Ley para el Desarrollo Sostenible del Medio Rural, aprobada en 2007 pero no aplicada ni convenientemente desarrollada. Hoy, pese a estar vigente, languidece en el limbo sin haber sido aplicada en ningún momento.

Urge reactivar la citada ley, mejorarla, desarrollarla con los decretos adecuados y dotarla de los fondos necesarios. Allí quedan certeramente radiografiados los problemas, reconocida la situación excepcional de la España Rural Interior y apuntadas las soluciones, incluyendo una gestión comarcalizada de los recursos que se adivina muy adecuada a la realidad territorial a la que se refiere.

En consecuencia, los firmantes de esta declaración instamos al gobierno español y a todas las administraciones competentes en la materia a activar soluciones que deberían pasar, al menos, por los siguientes puntos:
  • Declarar urgentemente “cuestión de Estado” la agonía de la España Rural Interior, manifestada en una inquietante sintomatología: despoblación, envejecimiento y marginalidad de servicios.
  • Reactivar y desarrollar de inmediato la Ley 45/07 de Desarrollo Sostenible del Medio Rural (y su Real Decreto 752/2010), dotándoles de todos los medios necesarios y de las disposiciones legislativas ad hoc.
  • Implementar las políticas e inversiones necesarias para revertir esas situaciones apostando por el desarrollo sostenible y continuado de la España Rural Interior (discriminación territorial positiva) con el fin de romper con la tendencia desequilibradora en favor de los ámbitos urbanos y periféricos hasta ahora beneficiados de su sacrificio.
La Asociación de Amigos de la Celtiberia como promotora, alineada con las asociaciones ciudadanas y los habitantes de la España Rural Interior, solicita la adhesión de intelectuales, creadores y artistas, profesionales de relieve, asociaciones, entidades, colectivos y de toda la ciudadanía a esta declaración para visibilizar en nuestra sociedad esta problemática.

¿Quieres apoyar el proyecto para desarrollar la España rural interior?: Firma aquí


Enlaces relacionados:







Visita de los vecinos de Bubierca (Zaragoza) a Vellosillo




Este sábado, 28 de Octubre, celebramos la segunda parte del Hermanamiento entre nuestros pueblos, Vellosillo y Bubierca, devolviendo a los Amigos y Vecinos de Vellosillo su visita de hace un año.

Fue un gran día, sin duda, y por muchos motivos... porque nos acogieron con los brazos abiertos, con empatía y simpatía, con una organización excelente, una comida espectacular y una fiesta por todo lo alto, pero sobre todo, porque compartieron con nosotros sus preocupaciones, sus ilusiones y sus ideas entorno a los retos que representa la vida en un pueblo. Más que nunca, compartir fue enriquecernos, gracias Amigos y Vecinos de Vellosillo.

Todo empezó con la llegada al pueblo de Vellosillo de los visitantes de Bubierca, en un mini autobús que se organizaron para que la jornada transcurriese de la forma más despreocupada posible, una gran idea. Tras un viaje de unas pocas horas estábamos ya todos juntos para compartir una jornada especial. 

El día se dividió en tres bloques:
  • Mañana: Visita al entorno de pueblo de Vellosillo, exposición de las iniciativas de la Asociación de Amigos y Vecinos de Vellosillo, y visita al proyecto Pan y Trillar.
  • Comida popular
  • Fiesta



Noche de robos en Sepúlveda


Varios establecimientos sepulvedanos sufren los actos de los ladrones




Los hechos comenzaron en la madrugada del pasado lunes, 23 de octubre, cuando los ladrones, después de romper la cerradura de entrada, asaltaron y consiguieron llevarse la recaudación de la caja de un restaurante sepulvedano.

Del mismo modo, otra serie de establecimientos hosteleros y la administración de lotería han sufrido durante las madrugadas del 23 y 24 de octubre los actos de los ladrones.

Los afectados han presentado sus correspondientes denuncias en el cuartel de la Guardia Civil de Sepúlveda.

Las investigaciones de la Guardia Civil están bastante avanzadas y se espera, que en breve, se produzca alguna detención.

Desde El Pregonero Digital de Sepúlveda os recomendamos extremar las precauciones y avisar a la Guardia Civil cuando detectéis la presencia de sospechosos en las inmediaciones de domicilios, establecimientos o empresas.



Enlaces relacionados: